Rachid Taha (crítica)

Jam Albarracín | 20.07.2009 - 01:20 | Críticas

ROCK THE CASBAH

Rachid TahaMe muerdo las teclas para no escribir que el suyo ha sido el mejor concierto de la presente edición de La Mar de Músicas, pero por ahí anda. Pese a su inicio titubeante, Rachid Taha acabó ofreciendo un acaudalado show en el que rock y música árabe hacen el amor, con la electrónica ejerciendo de viscolástica. Lo mejor no es el acto en sí, sino la pasión de la entrega.

Quizá no tan borracho como aparentaba -o quizá sí, tiene una enfermedad que le impide mantener el equilibrio demasiado tiempo-, Rachid Taha tiene la marca del artista, del indomable, de la bohemia inevitada e inevitable. Su actitud no se adopta, se posee. No es estética, sino ética. Un modo de vida antes que un estilo musical. De modo que sólo tiene que hacerse con la escena y dejar que fluya. Le costó, pero vaya si cautivó.

Acompañado por una magnífica banda con la que se aprecia una importante complicidad y con un Hamadouche ejerciendo como escudero principal -si el jefe anda flipando en aras de la magia del momento o simplemente llega tarde, la estrofa la canta él y listo-, Rachid Taha mostró su personalidad tan compleja como atractiva. Nació en Orán, se educó en la dulce Francia de la doble moral -ojo, la misma que en España- y creció con el punk y la new wave, cuyo espíritu franco e irreductible le marcó definitivamente. Se aprecia en su música: Talking Heads tocando raï con el guitarrista de los Clash como invitado. Bien, es bastante más que eso, es Rachid Taha, pero valga la aproximación.

Precisamente de The Clash, a quienes mencionó junto a Camarón y Pepe Pinto, el cantaor flamenco marido de la Niña de los Peines, fue la versión con la que diría adiós antes del obligado bis. Un soberbio Rock the casbah con más sabor a medina pero igualmente peligroso y callejero, que fue coreado por una audiencia entregada. Antes la había conquistado con Barra barra, Arabian song, Ben sarah y por supuesto con Ya rayah, uno de sus títulos más conocidos. Y después nos llevaría hasta una moderna pista de baile, neones en medio del desierto, con sus ‘in crescendo’ moderadamente tecnificados. Vuelva pronto, señor Taha. Qué buena estrella, qué grande huella.


Y EL PLUS PAL SALÓN

Media hora más tarde, Elbicho -el principal ‘culpable’ del lleno, no nos engañemos- ofreció su conocida onda en las antípodas de su predecesor. Si Taha creció con el punk, conviene recordar que éste surgió para acabar con propuestas como la que ha revitalizado Elbicho. Cuestión de gustos, ojo: el directo del grupo liderado por el ilicitano Miguel Campello es técnicamente bueno y está muy bien argumentado.

A medio camino entre el flamenco y el rock sinfónico -las influencias de Jethro Tull no podrían ser más miméticas-, el suyo es un discurso extremadamente hippie y cansino. Música para fumar porros, si me permiten. Ya saben, paz y amor (y el plus pal salón). Me aburro.


LA MAR DE MÚSICAS 2009
Concierto: Rachid Taha / Elbicho. Formación: Rachid Taha (voz), Hakim Hamadouche (laúd, voz), Stéphane Bertin (guitarra eléctrica), Jean-Marie Brichard (teclados, programaciones), Yves Aquizarate (teclados), Rachid Belgacem (darbuka, percusión) y Guillaume Rossel (batería). Lugar: Auditorio Parque Torres de Cartagena, 18 de julio. Calificación: Muy bueno / Cierto interés.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...