Esperanza Spalding (crítica)

Jam Albarracín | 25.07.2009 - 17:54 | Críticas

Esperanza Spalding durante su concierto en La Mar de Músicas 2009LA GRAN ESPERANZA NEGRA

Como (excelente) bajista, como (exótica) cantante, como (solvente) líder, como (notable) compositora, como (ágil) transmisora. Como todo ello convenció la joven estadounidense de 24 años Esperanza Spalding en el concierto más jazzie hasta la fecha de La Mar 09. La suya es una propuesta cool, moderna, inspirada, con una base sólida, pero también difícil, dura y no especialmente armoniosa. Llámenlo carisma, magia, don, magnetismo o factor diferencial, pero Spalding lo tiene.

Situemos. Con 21 años Esperanza Spalding ya andaba dando clases -como profesora- en el prestigioso Berklee College of Music de Boston. Una música prodigio, pues, con dos álbumes publicados, que vino acompañada por otros músicos igualmente jóvenes y también escandalosamente buenos. Su segundo largo es notable, el asunto pintaba bien. Y trazó aún mejor. A esta chica el etiquetado de promesa le queda muy pequeño. No en vano ya ha trabajado para artistas de la talla de Pat Metheny, Joe Lovano o Patti Austin.

Lo mejor de la propuesta de Esperanza es su permanente capacidad de sorpresa. Partiendo del post-bop clásico pero sorteando con tremenda habilidad los lugares comunes, su definición finalmente resulta tan personal que casi abruma. Desde el inicio, con su adaptación de Jazz (ain’t nothing but soul) de Betty Carter, ya se observa a una vocalista alejada de los estándares.

Con el bajo o el contrabajo, directamente deslumbra. Su complicidad con Vogt, Brown y Genovese es máxima. Su comunicación con la audiencia, considerable. Y todo ello ofreciendo una música poco amable y jugando de veras al jazz: la improvisación es real, la inspiración puede tocarse. 

Spalding ofreció un repertorio basado en temas de su segundo álbum (I know you know, She got to you, Precious, Fall in, I adore you) así como inéditos que hacen pensar en una pronta nueva entrega discográfica. Mención especial para su versión de Wild is the wind, la canción de Tiomkin y Washington que popularizara primero Nina Simone y más tarde David Bowie. Siempre desde una óptica propia e, insisto, sorprendente.

Es verdad que también hay cierta pirotecnia en su propuesta, especialmente en esos diálogos de voz y piano, pero es jazz, el virtuosismo puntúa y no olvidemos que hay algunos grandes que viven casi exclusivamente de ello.

Esperanza Spalding cautiva con su directo. Tiene una madurez impropia y una chispa encantadora. Es suficientemente hábil como para ir variando su discurso, alternando el contertulio -ora el piano, ya la guitarra- e incluso la textura sonora, con lo que añade dinamismo e impide que el oyente acabe abrumado. Y que es muy buena, caray, ya está.


LA MAR DE MÚSICAS 09
Concierto: Esperanza Spalding. Formación: Spalding (voz, bajo, contrabajo), Leo Genovese (piano, modulador, electrónica), Ricardo Vogt (guitarra) y Otis Brown (batería). Lugar: Parque de Artillería de Cartagena, 20 de julio. Calificación: Muy bueno.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...