La música dibujada (Crítica Kevin Johansen & Liniers)

Jam Albarracín | 14.11.2009 - 13:18 | Críticas

Kevin Johansen (Foto: G. Carrión)Dios los cría y ellos se juntan, asegura el refrán y por una vez resulta oportuno. Al cantante, músico y autor Kevin Johansen y al dibujante Ricardo Liniers, amigos y ciudadanos de Argentina, seguramente los criaron sus mamás, pero qué bueno que se juntaron. Porque ambos emiten en la misma frecuencia pero con diferente registro formal, de modo que de la unión sólo podía salir una buena onda. Pero no sólo fue buena, fue magnífica.

En su origen, el planteamiento de Oops!, que así se llama el espectáculo, es básico: Liniers va dibujando lo que Johansen canta. Los altavoces escupen la música, la pantalla proyecta los dibujos. Sencillo. La clave está en lo que uno canta: brillantes historietas sonoras; y en lo que el otro traza: cromáticas canciones a óleo y carbón. La interacción es tan notable que aún estoy esperando que la lámina que agarré al final del show se digne a cantar. Sé que puede hacerlo, sólo me falta encontrar como enchufarla al amplificador.

A Kevin Johansen lo conocíamos sobradamente de sus anteriores visitas con su banda, The Nada, así como por sus cuatro álbumes publicados. A Ricardo Liniers tan sólo de manera leve por sus ilustraciones para discos del propio Johansen o de Andrés Calamaro, así como por sus viñetas para publicaciones argentinas, es lo que tiene Internet. Ambos son unos cracks manejando el ingenio y una ironía siempre bien dirigida que suele tener como objeto el universo propio.

El leído Kevin se lamenta de que su cumbiera prefiera el existencialismo alemán al movimiento pélvico (Cumbiera intelectual); el bohemio Johansen se burla del elitismo underground en Buenos Aires Anti Social Club / El incomprendido; el equilibrado Johansen mira con sorna la incomunicación camuflada de paz interior en Hindue blues, interpretada con un banjo que suena a sitar irritado; el actualizado Kevin se harta de atusarse el flequillo de moda en S.O.S. tan fashion (emergency), tocada con una guitarra rosa de Hello Kitty; el revolucionario Kevin Johansen confunde las marcas McDonalds y Che Guevara (McGuevara's o Che Donald's). Liniers lo registra todo con su paleta audaz mientras se echa unas risas («Que te nombren empleado del mes en un burger es la mejor manera de ser a la vez un ganador y un perdedor»).

Insisto, el espectáculo resulta exquisito. Por su buena calidad, por su ingenio desbordante, por su excelente interacción. Pero también porque genera una buena onda impresionante. Son dos horas de instrumentación escueta y ni atisbo de tedio. Antes bien, se trata de un show que se disfruta con una continuada sonrisa en los labios. Señor Psicólogo, queda usted despedido. La historieta cantada, la música dibujada. La sensación de excepcionalidad. Una velada linda de verdad.


Espectáculo: Oops! de Kevin Johansen & Liniers. Lugar: Escuela Superior de Arte Dramático de Murcia. Calificación: Excepcional.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...