Romanticismo desgarrador [Crítica Richard Hawley]

Jam Albarracín | 15.02.2010 - 11:43 | Críticas

Richard Hawley¿Se puede morir de amor? No lo sé, pero de ser así no se me ocurre mejor manera de hacerlo que con los acordes de Richard Hawley inundando de espejismos los efectos de la envenenada copa de vino. La propuesta del de Sheffield es tan devastadoramente romántica, tan decadentemente elegante, tan abrumadoramente intensa en su sensibilidad y profundidad emocional, que roza lo enfermizo. Está bien, sólo se trataba de morir.

Richard Hawley fue aniquilando al público que abarrotó la Miguel Ángel Clares con sus atmósferas sin tiempo ni gravedad -así es la esencia de amor, ¿será también así la muerte?-, con sus desarrollos narcotizados, con su desgarradora voz de barítono, con su sonido vintage, con sus reverberaciones ensoñadoras, con sus ocasionales rupturas ruidistas, con esos puntuales ‘in crescendo’ que amenazan sobrepasar los límites aceptables de la emoción. ¿Es amor o ausencia? Es Sailor y Lula en su más tierno beso, ese que no oculta el fondo oscuro de la desolación lynchiana.

El de Richard Hawley fue todo eso y también el mejor concierto en lo que llevamos de año en la Comunidad de Murcia. Sé que sólo estamos en febrero, pero este comienzo de 2010 está resultando impresionante en su calidad (Dominique A, Cracker...) y volumen. Acompañado por una banda magnífica en su contención y exactitud, y cambiando de guitarra en cada tema, Hawley -traje desabrochado, anillo negro, elegancia sin afeitar- ofreció muestras de sus cuatro últimos álbumes, con gran incidencia en “Truelove’s gutter”, el último, el más oscuro y me atrevería a decir que el mejor, incluso superando al estupendo “Coles corner”.    

Su discurso se arma desde clasicismo del ‘american songbook’ a la balada soul de corazón roto, desde los ecos del rock and roll de los cincuenta a la sofisticación de Scott Walter, desde Frank Sinatra al dramatismo de Tindersticks.
Hotel room evoca el anhelado beso del baile de graduación; Soldier on añade pedal steel sin acercarse ni de lejos a Nashville para acabar detonando en tremenda cascada sónica; la despedida con The ocean -lo más parecido a un hit que tiene- será el momento más reconocido y Open up your door, precisamente algo así como una versión mejorada y más vehemente de la anterior, el punto álgido de un concierto admirable por su intensidad, belleza, excepcionalidad, sensación de grandeza y romanticismo desgarrador.


Concierto: Richard Hawley. Teloneros: Pájaro Sunrise. Formación: Richard Hawley (voz, guitarra eléctrica), Shez Sheridan (guitarra eléctrica, acústica, ukelele, 12 cuerdas, steel), Colin Elliot (bajo, contrabajo), Jon Trier (hammond) y Dean Beresford (batería). Lugar: Auditorio Víctor Villegas, sala Miguel Ángel Clares, 12 de febrero. Calificación: Excelente.


Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...