Rendibú 10: Bailando arte

Jam Albarracín | 31.05.2010 - 03:48 | Críticas

Bnann Watts (Infadels) salta sobre el escenario del Rendibú 10 [Foto: Guillermo Carrión]El anexo del Víctor Villegas convertido en 'La calle del ritmo'. Ritmo en el cuerpo del millar de afortunados que practicó la osadía en la gran fiesta del arte y la comunicación: el Rendibú 10. Ritmo en la mirada de los artistas, esa especie protegida por el cariño de La Verdad Grupo Multimedia. Ritmo y expectación con forma de videoarte, de cortometraje, de relato, de móvil movie, de diseño gráfico. Osadía masticable con alma de imaginación y cuerpo de golosina. Y ritmo, melodía, estética y actitud en las voces, guitarras, teclados y electrónica de Varry Brava, The Leadings y los londinenses Infadels, cuyo soberbio concierto marcó el 'highlight' de una velada sencillamente inolvidable: la del Rendibú 10.

Me voy a centrar en la música, que fue mucha y buena, pero conviene señalar esa sensación tan agradable que sobreviene con cada Rendibú. O mejor dicho, con cada fiesta, con cada explosión final del Rendibú, una velada diseñada y realizada con el máximo esmero y precisión por José Manuel Jiménez, el director de marketing de La Verdad Grupo Multimedia, a la sazón, el organizador de un evento que cuenta con el patrocinio de Estrella Levante, Cajamar, y los ayuntamientos de Lorca y Murcia.

El arte en su expresión más audaz, moderna y contemporánea se erige en protagonista e impregna todas y cada una de las acciones a realizar. Uno se siente especialmente bien al compartir esto con un amplio grupo de amigos, sean o no conocidos, y todo adquiere el dulce sabor de la esperanza y el futuro.

Llueve arte

'I'm happy when it rains”, cantaba sobrecogedoramente a mediados de los ochenta Jesus & Mary Chain, pero dudo que sea la canción favorita de Varry Brava. Los murciano-oriolanos debían actuar en un escenario exterior pero, como ya les ocurriera en el pasado SOS4.8, la lluvia vespertina jugó en su contra. La climatología arruinó su peinado pero no su actitud y, sin llegar a probar sonido, cambiaron al segundo escenario y ofrecieron 30 minutos de ese pop irresistiblemente cromático, irreverente y hedonista que tantos persiguen y a tan pocos les queda bien.

No sonaron a su nivel dadas las circunstancias, pero aún así ofrecieron un show más que digno que fue capaz de conquistar a un público que saltó y coreó con ellos sus dos mayores hits, 'No gires' y un 'Radioactivo' con el que se despidieron para dar paso a The Leadings. Con Varry Brava y su, insisto, más que plausible actitud, sólo vale clickar el letraro de 'me gusta'.

Friday on my mind

Si alguien se preguntaba por qué The Leadings, con apenas un año de vida, se ha convertido en la gran sensación nacional del pop electrónico de baile, pudo comprobarlo con meridiana claridad en la fiesta final del Rendibú 10. La respuesta flotó en el aire de la sala Audio, inyectó gasolina a nuestros pies, hizo vibrar nuestro sistema nervioso y puso a volar nuestra mente con temazos como 'Stop', 'Different world' o 'Friday'. Y es que, definitivamente, siempre es viernes noche en la música de The Leadings.

Arropados por unas visuales sugerentes y con impacto, el combo formado por Juan Torrano, Sergio Moreno, Raúl Sellés y Paco Ganga (¡quiero una chaqueta como esa!) ejerció como un auténtico torbellino de buen pop y mejor música de baile. Arrasaron, eso es. Daban un apartamento en La Manga a quien consiguiera dejar de bailar, el premio quedó desierto.

Todos somos Infieles

Todos somos infieles, de uno u otro modo, pero sólo ellos son Infadels -un término que parte de la infidelidad con el diccionario-. Nunca habían tocado en la Región de Murcia y, con el panorama repleto de grupos jugando en las ligas del dance-rock, cabía el riesgo de que los del barrio londinense de Hackey sólo fueran 'otro grupo con un par de hits resultones'. Sospecha evaporada a las primeras de cambio -abrieron con 'Love like semtex'-, expectativas más que superadas a la tercera y confirmación, ya mediado el concierto, de estar ante una de las mejores bandas del estilo que jamás haya disfrutado en directo.

Con una precisión asombrosa, una actitud escénica convincente -saltan y jalean sólo cuando procede- y una máxima implicación con su propia música, lo mejor de todo es comprobar que detrás de sus singles, Infadels esconden un verdadero arsenal de buenas canciones, con versatilidad formal pero frecuente acento industrial. Por decirlo de otro modo, pese a sus melodías pop y su formato de banda de rock, Infadels son bastante más techno de lo que cabría esperar. Y lo son para bien.

La banda encabezada por el gran vocalista Bnann Watts ofreció un concierto magnífico, con momentos álgidos como 'Free things for poor people' y 'Ghosts' y con un tono medio sorprendentemente elevado. Con su tercer álbum a punto de caramelo -anuncian su publicación en breve-, los británicos interpretaron varias canciones aún inéditas que hacer presagiar un disco más que notable. Para la despedida reservaron 'Can't get enough', su primer single de éxito y un adiós seguramente apropiado dada su condición de rompepistas, pero no uno de sus temas más inspirados. Marcharon satisfechos (“Muchas grasias, Marsia”) y el público más.

Una última copa con el rimel corrido y la satisfacción garantizada, pues yo me llevo un vaso que son muy chulos, mientras la cabina recibía más solicitudes que la chica de la fiesta. Paco Leadings se dejó ver entre los platos mientras el gran Willyessey imponía ritmo y orden con buen criterio. Pues me como el ojo del gran oso de gominolas, no me vaya a dar un bajón de azúcar, y me marcho a la francesa. Que fue una noche demasiado linda como para demorarla con los inevitables abrazos de exaltación de la amistad.

¿Quién dijo que el arte era estirado y elitista? No conocía Rendibú.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...