Tremenda combinación [Crítica Afro Cubism]

Jam Albarracín | 11.07.2010 - 15:57 | Críticas

Elíades Ochoa (i) y Kasse Mady (d) en el estreno mundial de Afro Cubism [Foto: Antonio Gil]Cuando se despidieron con 'Muñeca' recibieron una sonora ovación, pero aún no éramos conscientes de la magnitud de lo vivido: el estreno mundial de una propuesta muy valiosa, el pago de la deuda externa que cada uno de los dos países -Cuba y Mali- tenía con el otro desde hace muchos, muchos años. Es cierto que Afro Cubism aún brilla más por su concepto que por su realización, pero fue Cartagena, La Mar de Músicas, el primer testigo de este hermanamiento músical histórico. Como señaló Elíades desde el micrófono: tremenda combinación.

Si la música cubana debe mucho a los descendientes de los esclavos llegados de África en los siglos XVI y XVII, a mediados del XX se produjo un viaje de retorno y la música cubana caló hondo en el África Occidental gracias a los grandes hoteles y clubes para extranjeros. Los músicos locales añadieron su groove y aquel mestizaje intentó ser plasmado hace 13 años en el proyecto que, por problemas burocráticos, acabó convertido en esa maravillosa recuperación de la música cubana que fue Buenavista Social Club. Aquella retomada idea inicial tomó cuerpo en la velaqda inaugural de La Mar de Músicas 2010 y numerosa prensa internacional quiso ser testigo. Un apetecible plato, con soberbios ingredientes, que aún se advierte a medio cocer.

Elíades Ochoa es el principal artífice, el director de esta timba. Y tanto él como el no menos magnífico vocalista Kasse Mady difícilmente podrían ser más grandes. El primero administra las melodías con una solvencia a prueba de especuladores, arrastrando las palabras para para que copen todos los ángulos del pentagrama; el segundo conecta su garganta y la armonía se personifica, las aristas desaparecen entre marasmos de una insólita pureza. Bassekou Kouyaté aporta su sapiencia con el peculiar sonido de registro alto del ngoni, mientras que la kora del extraordinario Toumani Diabaté se aprecia en un plano acaso demasiado oculto.

Aunque hay piezas de notorio dominio cubano, como la inaugural y estupenda 'Al vaivén de mi carreta', y otras que son puro Mali, el gran logro de Ochoa es haber sabido adaptar la base cubana de la que generalmente parten los temas a los parámetros rítmicos y armónicos de la música malí. No se trata simplemente de músicos malís aportando color africano a sones, guarachas y changüís, la hibridación parte del mismo origen, de la rítmica, del concepto.

En el debe cabe señalar lo nada rodado de la propuesta, la ligereza escénica con que la afrontan -minutos y minutos entre los temas- y momentos netamente fallidos como 'Guantanamera (goes to Mali)'. Afro Cubismo -como lo llama Elíades- se grabó en cuatro días y hasta esta misma semana no se habían vuelto a reunir. En su primer directo se apreció un cierto desorden general que se acabó extendiendo hasta la mesa de sonido.

Lógica falta de rodaje, era el estreno, pero como apuntaba un avispado espectador: ¿a un festival de esta envergadura no hay que venir ensayado de casa? Me quedo con la lectura positiva: cuando dentro de un año el espectáculo reciba los mayores loores, podremos decir que nosotros lo vimos primero. Con el sabor del debut, con el encanto de la imperfección.


AFRO CUBISM
Jornada inaugural del XVI La Mar de Músicas. Formación: Elíades Ochoa (voz, guitarra), Kasse Mady (voz), Bassekou Kouyate (ngoni), Toumani Diabaté (kora) y otros nueve músicos. Lugar: Auditorio Parque Torres, 9 de julio de 2010. Calificación: Histórico.


Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...