El hombre tranquilo [Crítica Mark Knopfler]

Jam Albarracín | 26.07.2010 - 14:57 | Críticas

Mark Knopfler en Murcia [Foto: Israel Sánchez]No sé si Mark Knopfler será fan de John Ford o si habrá estado alguna vez en Innisfree, pero la noche del sábado en Murcia mostró su particular versión de 'El hombre tranquilo', ofreciendo un set de elevada técnica instrumental y mínimo ritmo, que remitió con frecuencia a las costas de Irlanda y en el que, las matemáticas no engañan, interpretó 14 canciones para un total de 120 minutos. Sin levantarse ni una vez de su taburete y con un invariable tono confidencial.

Una plaza de toros no parece el mejor escenario para un show de velas y auditorio, pero manda el jefe y su colección de guitarras y Knopfler decidió ofrecer un repertorio de baladas en el que 'Sultans of swing' resultó el momento de tempo más alto, pese a ofrecer una versión ligeramente ralentizada. Ocurrió también, pero de modo más rotundo, con su slow motion de 'So far away' -si la toca más lenta, se para-, dos de las cinco canciones de Dire Strait que sonaron, siempre con solvencia instrumental. Las tres restantes fueron 'Brothers in arms', 'Romeo and Juliet' y 'Telegraph road', las dos últimas lo mejor del concierto.

Todo orbita, no podría ser de otro modo, sobre Knopfler y sus fraseos de guitarra, con su peculiar y ultrareconocible estilo fingerpincking, sin excesivos alardes -no los necesita- y, esto sí, con unos decibelios de más cada vez que se arrancaba como solista. La voz, en cambio, sigue siendo tan bonita y profunda como siempre, aunque no levanta el tono ni para pedir agua. De hecho, en la citada 'Sultans of swing' ni siquiera impulsa el mínimo aliento necesario en los puentes -ya saben, cuando 'a band is blowing dixie'-, que no es que sea ópera, precisamente. Sedación, todo parecía sedado. ¿Alguien puso algo en las bebidas?

Mark Knopfler abrió el concierto con 'Border reiver' y lo cerró con la atmosférica 'Piper to the end', justo las canciones con que comienza y acaba su última entrega discográfica, 'Get lucky'. Sin más noticias del disco. El resto fueron siete piezas de su trayectoria en solitario y las cinco citadas de Dire Straits. Bonita 'Sailing to Philadelphia'; acústica y un poco Johnny Cash 'Marbletown'; folkies casi todas las demás, en especial la sazonada con gaita 'Done with Bonaparte'; de final rockero -único atisbo de rock en el concierto- en la no obstante balada 'Speedway at Nazareth', donde por fin aparece la distorsión y suben los decibelios, que no la velocidad.

Huelga señalar que los momentos más emotivos llegaron con las inmortales canciones de Dire Straits. La balada (¿me repito?) 'Romeo and Juliet' fue la primera en caer y, ya saben, los pelos como scorpions. Con 'Sultans of swing' recordamos a nuestras primeras novias pese a lo descafeinado de la versión, en la que Knopfler respeta la parte final y más espectacular del segundo solo de guitarra. En 'Telegraph road', también lenta pero con desarrollo y cambios de intensidad, la banda da muestras de lo que sería capaz de hacer, si el jefe tuviera a bien.

Los bises fueron directamente soporíferos: 'Brothers in arms', la versión slow de 'So far away' y la densa, pero densa, neblina de 'Piper to the end'. Hubo un momento -los ojos cerrados, la cabeza caída- en que llegué a pensar que se dormía. Pero despertó, saludó, se llevó la merecida ovación. Más por lo que fue que por lo que mostró, por más que escuchar su acariciante voz y su delicada maestría como guitarrista bien valgan una misa de 50 euros.


Concierto: Mark Knopfler. Formación: Mark Knopfler (voz, guitarras), Guy Fletcher (teclados), Glenn Worf (bajo), Michael McGoldrick (flautas) y cinco músicos más. Lugar: Plaza de Toros de Murcia, 24 de julio. Calificación: Interesante.


Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...