Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.

 

d

i

s

c

o

s

 

SIN ENCHUFE’

 

El primer disco en directo de M–Clan

Carlos Tarque, Santiago Campillo, Ricardo Ruipérez, Pascual Saura y JM Oti forman M–Clan, banda que tuvo en el 2000 su año de las luces. Más de un centenar de conciertos de primer orden, 200.000 copias vendidas de 'Usar y tirar', así como sus nominaciones en los premios Amigo como en los MTV European Awards. Para finalizar, en noviembre pasado recogieron su galardón con uno de los premios 'Los Mejores de 2000' que otorga 'La Verdad’. El 26 de enero salió al mercado su disco, ‘Sin enchufe’, un directo acústico.

 

MCLAN, en un momento de su actuación

 

Sobre el escenario, hasta 16 músicos de contrastada solvencia. Además de los miembros de M–Clan y sus habituales Juan Carlos Armero (percusiones) y Luis Prado (piano, órgano Hammond), una sección de cuerda formada por el violinista Eduardo Ortega y la prestigiosa violoncellista Belén Guerra, cuatro coristas (Eva y Momo Cortés, Mavi Díaz y Gisela Ruiz) y una sección de metal compuesta por el cubano Julio Montalvo (trombón) y los mexicanos Chemín y Arturo Santillánez (trompeta / saxo y componentes del grupo Plástico).

El caso es que para Sin enchufe han hecho lo mismo y, según Ricardo Ruipérez, «los seis temas que hemos rescatado de nuestros anteriores trabajos (Vuelve, Perdido en la ciudad o Usar y tirar), suenan a nuevo porque tienen arreglos diferentes y están interpretados de forma distinta». Los M-Clan son muy amigos de hacer versiones, por eso entre los diecisiete cortes del álbum hay dos adaptaciones de Paint in black, de los Rolling Stones, y Maggie May, de Rod Steward. «Nos gusta mucho reinterpretar canciones de otros y llevarlas a nuestro propio sonido», apunta Carlos Tarque. Carolina, Souvenir, Llamando a la Tierra o Los periódicos de mañana son algunas de las canciones nuevas. Todas ellas han sido compuestas en los últimos meses por los habituales compositores del grupo, Ricardo, Santiago y Carlos, y «siguiendo la costumbre de siempre de trabajar por separado y hacer puestas en común». Alejo Stivel, como ocurrió con Usar y tirar, se ha hecho cargo de la producción. «Estamos muy contentos con su trabajo –asegura Ricardo– El disco se hizo en cinco días y lo tuvo preparado todo en tan poco tiempo».