Schwarz: "La del capitalismo es la ética más inmoral posible"

Jam Albarracín | 15.10.2010 - 14:13 | Entrevistas

Alfonso Alfonso (i), César Verdú y Juanma Martínez (d) son Schwarz [Foto: Suloca]“Espíritus del desierto, acudid a mí / guías de los muertos, dejaos oír / reapareced, que esta tierra os pertenece / venid sin miedo, que este es vuestro tiempo”. Así comienza “Espíritus del desierto, yo os invoco”, la canción que da título al flamante nuevo álbum de Schwarz, la banda formada por Alfonso Alfonso, Juanma Martínez y César Verdú, convertida desde hace años en referente nacional del rock más avanzado e imprevisible.

En su sexto largo los murcianos mantienen sus constantes -krautrock, noise, prog-rock, nihilismo sonoro, space-rock, psicodelia entendida como alteración sensorial antes que como estilo-, pero añaden novedades: un mayor componente político, textos en castellano y edición exclusiva en vinilo y en audio comprimido de libre descarga. Lo presentan mañana sábado en el Centro Párraga, dentro del programa Paralelos de Manifesta 8. Alfonso desvela algunas claves de sus espíritus invocados.


¿Quiénes son los espíritus del desierto, qué planes tienen, por qué invocarlos?

- El título del disco tiene un par de vertientes. Por un lado una reivindicación del desierto como paisaje cultural, pero no el desierto americano o africano, sino el nuestro, el del sureste, el de Almería o Abanilla. Es una reivindicación de identidad cultural en esta época homogeneizadora.

Pero también tiene un componente esotérico, ya desde la portada.

- Lo tiene, un componente gnóstico. Después de tanto análisis sociopolítico, de tanto intento de cambiar la sociedad, desde el comunismo al capitaslismo... ¿Por qué parece que este neoliberalismo salvaje actual fuera la única forma de organización social natural? Mi conclusión es que resulta imposible cambiar la sociedad sin cambiar antes al ser humano. Y esto es algo absolutamente individual. Por iluminación, purificación, llámalo como quieras, pero algún proceso interno es necesario.

'Espíritus del desierto, yo os invoco' sólo se ha publicado en vinilo (edición cuidadísima, en cartón-espejo y vinilo transparente) y en descarga libre de audio comprimido. ¿El CD ha muerto?

- Está claro que el CD ha muerto y lo ha hecho sin ninguna gloria. Es un formato anodino, mucho más conveniente para la industria que para el consumidor. A la gente que le gusta la música la puedes dividir en dos tipos: la que sólo quiere escuchar música, que para eso las descargas digitales son una opción válida; y la que quiere un plus añadido, una obra que poder oír, ver y tocar, para la que el CD tampoco tenía el atractivo que sí tiene el vinilo. Los dos únicos formatos válidos lo son por una razón.

Pese a lo lujoso de su formato, 'Espíritus del desierto' es una autoedición. Por actitud o necesidad, lo de autoeditarse se ha puesto de moda. En todo caso, Schwarz nunca tuvo una relación muy satisfactoria con sus diferentes compañías.

- No. A pesar de haber grabado para varias discográficas (Astro, Acuarela, Greyhead) para nosotros dar el paso a la autoedición ha sido un proceso bastante natural. Siempre hemos funcionado, tanto a nivel interno como en nuestra relación con las discográficas, de una forma muy independiente. “Cheesy” o “Arty Party” están grabados en nuestro propio estudio. Siempre he pensado que para sobrevivir en este mundo hay que ser lo más autosuficiente posible. En este momento, con esta situación industrial desastrosa, es un poco absurdo perder el tiempo buscando una discográfica: no hay pasta, no hay promo y los CDs no se venden...

En algún sitio leí que Internet mató a la estrella del underground.

- Yo creo que no. Aunque tenga más exposición que nunca y esto pueda hacerlo parecer contradictorio, hay más underground que nunca. Lo que ha hecho internet es acabar con los intermediarios, pero no con el underground vocacional, con el 'hazlo tú mismo'. Ahora hay más autogestión que nunca. Los intermediarios sólo tienen sentido en una actividad comercial. Internet no ha eliminado lo fundamental, que es la música y la conexión entre el que la hace y el que la escucha, sino la parte comercial, la de negocio. No seré yo quien llore por el hundimiento de la industria discográfica.

Después de 13 años, seis álbumes, un split-álbum con Manta Ray y varios EPs, Schwarz se decide a cantar en castellano. Estalló la bomba en La Condomina. Y no me refiero a Samper y el urbanismo.

- Es una decisión política. No es que cantar en español en sí mismo lo sea, pero sí para un grupo como nosotros que venía de hacer todos los discos en inglés. El empezar a cantar en nuestro idioma, justo en este momento preciso, es una declaración política. Una declaración contra la llamada globalización, que en realidad es una homogeneización a todos los niveles, por supuesto a nivel económico pero también político -con una única ideología dominante- y desde luego cultural: la cultura del consumo. A eso Schwarz dice no.

Tan claro como el agua, no recuerdo si desalinizada o de trasvase. Pero, ¿no cantaban los indies en inglés por algo parecido?

- Que los grupos independientes en España cantaran en inglés en los 90 tenía una razón de ser, no era gratuito. Veníamos de una época en que cantar en español estaba asociado al mainstream más apestoso y fue una reacción. Pero llegados al momento actual y precisamente como reacción contra esa homogeneización, contra esa despersonalización que nos quieren imponer, he decidido cantar en mi propio idioma.

Definitivamente, Schwarz es un grupo con una marcada actitud política. Siempre lo fue, en realidad.

- Creo que sí. En este disco queda más patente, también por las letras, pero ese componente siempre ha estado ahí. En la forma de actuar, pero incluso en el sonido: cuando hemos hecho la psicodelia más escapista también tenía una intención política. Es como cuando una persona decide no ir a votar.

Mis dos canciones preferidas del disco son “Grúas” -muy krautrock y que puede recordar a los primeros Kraftwerk- y “Estrella roja de Belén”, una especie de punk-kraut-dub anticapitalista.

- “Estrella roja de Belén” está inspirada por una frase de Noam Chomsky: “En el capitalismo moderno los beneficios se privatizan y las pérdidas se socializan”. Es algo que dijo hace muchos años y que ahora se ha demostrado como una práctica evidente. No hay que irse lejos para comprobarlo. Mientras la burbuja ascendía se manejaban unos beneficios indecentes, pero ni a ti ni a mí nos llegaba. En cambio cuando asomó la crisis, lo primero fue recurrir a Papá Estado (socializar pérdidas) y después recortar los derechos y el poder adquisitivo de los trabajadores. La del capitalismo es la ética más inmoral posible.

Pero parece la única viable. O no hemos sido capaces de encontrar otra mejor.

- Hoy parece la única alternativa, pero estoy seguro de que en la Edad Media, tanto el rey como el vasallo, también estaban convencidos de que la monarquía absoluta era la única vía posible. Espero que llegue el día en que el capitalismo caiga y por fin haya otra vida, otro modelo de organización social.

En la conversación aparecen los nombres de Stereolab, de Colin Newman (Wire) y el de la canción “Gran colisionador de drones”. ¿Acaso pretende Schwarz aniquilar el rock?

- Hace un par de años tuvimos que replantearnos la historia, si continuar o no. ¿Crees que estamos yendo demasiado lejos, quizá deberíamos parar? Esa pregunta que se hacen los científicos en torno al gran colisionador de hadrones, también nos la hicimos nosotros. Pero no, no somos tan ambiciosos [sonríe].


- Schwarz presenta 'Espíritus del desierto, yo os invoco' el sábado 16 de octubre de 2010 en el Centro Párraga, dentro dentro de la serie 'Paralelos' de Manifesta 8. A las 22 horas. Entrada libre.

- Adquiere 'Espíritus del desierto, yo os invoco' en edición limitada y numerada en vinilo o descárgate gratis la edición digital desde el bandcamp de Schwarz.


Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...