Lapido: "Las musas son unas arpías"

Jam Albarracín | 28.01.2011 - 13:57 | Entrevistas

LapidoLo ha vuelto a hacer. Con premeditación, alevosía y mejorando el precedente. Que José Ignacio Lapido es uno de los compositores más brillantes del rock español de las últimas tres décadas es algo bien conocido, pero en su sexto álbum a título propio el granadino además se ha permitido entregar el que probablemente sea -a falta de la distancia que sólo otorga el tiempo- su mejor trabajo en solitario, 'De sombras y sueños'. En sus canciones no hay lugar para el optimismo pero, como ocurre con la mejor poesía, acaban reconfortando el espíritu. El disco vio la luz hace un par de meses y es esta noche cuando lo presenta en la inauguración de Microsonidos. Al habla con el Poeta Eléctrico.


Decíamos ayer: 'Desencanto 2 Esperanza 1, con el escepticismo de árbitro'. ¿Sigue siendo un resultado válido, atendiendo a 'De sombras y sueños'?

- Por su pregunta deduzco que el fútbol es faro y guía de nuestras vidas. Entonces no hay problema: el descenso de categoría, la tarjeta roja, la derrota por goleada, los abucheos desde las gradas… comparada con esas desgracias deportivo-benéficas, la vida es maravillosa.

¡Vaya colección de canciones se ha marcado! Las musas le trataron bien. ¿Cómo es su relación con ellas, cuando hablamos de una carrera ya longeva?

- Me alegro de que le gusten, pero he de decirle que las musas son unas arpías. No quieren tratos conmigo. Mis canciones no nacen de la inspiración, en el sentido romántico del término. Quiero decir que no hay una iluminación repentina propiamente dicha. Es una labor paciente de recopilación de ideas y de simples ocurrencias que al final toman forma de canción.

Leo: “Ser optimista en estos tiempos es un ejercicio de esnobismo”. Sin embargo creo apreciar un cierto sabor a carpe diem. Si no hay futuro, ¿disfrutemos el vino del presente, aunque acabe dejando el conocido dolor de la resaca?

- Siempre he pensado lo mismo: la tristeza puede ser motor de emociones positivas. En el arte hay innumerables ejemplos de ello. Uno se planta en el museo del Prado delante de un lienzo tenebrista donde se contempla la crucifixión o el martirio de un santo y nadie se pone a llorar, todo lo contrario: hay una elevación espiritual. Uno se alegra de haber visto eso. Espero que con mis canciones, que no son ni mucho menos tenebristas pero sí desesperanzadas, pase algo parecido.

El disco vuelve a salir bajo el logo de Pentatonia, mientras la industria arde lentamente. ¿Extintor o gasolina?

- Pentatonia fue mi tabla de salvación, pero no una tabla cualquiera, tuve que fabricarla yo mismo con esfuerzo y dedicación. Ahora mismo me mantiene a flote mientras veo cómo se hunde el Titanic, y no es que me alegre de la desgracia ajena, pero la industria está cosechando lo que ella misma plantó ¿Alguien recuerda cuando en su catálogo de novedades discográficas Sony vendía también los últimos aparatos para copiar cedés?

En 'De sueños y sombras' canta mejor que nunca, incluso abordando nuevos giros. ¿Se acerca por fin a Howlin' Wolf?

- Paul Grau, el productor, lo primero que me dijo fue que la voz iba a estar más presente que en otras grabaciones. Me dijo que yo era un gran cantante, y parece que el engaño surtió efecto, y me lo creí. En cuanto a la comparación con mi admirado Howlin’ Wolf… dejémoslo estar.

Como de costumbre, hay un equilibrio entre medios tiempos y rock formalmente más vehemente. Pero siempre con un marcado amor por la melodía. ¿Hasta qué punto le concede importancia?

- Toda la importancia, de hecho mis canciones nacen con una línea melódica y unos cuantos acordes de acompañamiento. La letra viene después. Si no hay una melodía que sostenga los solos de guitarra, las metáforas y los redobles de batería, no hay nada. Además los grupos y artistas que me gustan son los que han sentido aprecio por la melodía: Byrds, Beatles, Kinks, Hollies…

Nos preguntamos muchas veces qué fue del siglo XX. ¿Qué balance podemos hacer del XXI? ¿Hacia dónde nos lleva, cuál es la dirección correcta?

- Pues es un poco pronto, ¿no cree? En el siglo XX hubo grandes artistas y descomunales tragedias, lo mejor y lo peor del ser humano coexistieron. En ese aspecto va a ser difícil igualarlo.

Delirios en forma de canción. Aprecio en el disco una lucha entre realidad y ensoñación, por otra parte una constante en su carrera. ¿Es la poesía una forma de delirio salvador?

- A estas alturas ya no sé si escribir letras de canciones es salvador o más bien una forma de condena. Me cuesta cada vez más. Las palabras se esconden de mí y he de salir a buscarlas por lugares inhóspitos de mi cerebro.

Por cierto, observo que suele situar al poeta entre los perdedores-con-dignidad. Junto al deshauciado, al loco y al náufrago.

- Claro, los poetas suelen ser gente a los que la realidad ha pasado por encima y los ha dejado para el arrastre, emocionalmente hablando. Los buenos poetas son los que nos hacen partícipes de ese estropicio sentimental.

En 'De sombras y sueños' participan Eva Amaral, Quique González y Miguel Ríos, todos fans confesos de Lapido. ¿Cómo fue trabajar con ellos?

- Ha sido un verdadero honor. Todos aceptaron mi invitación sin saber qué canción iban a interpretar, cosa que dice mucho de su generosidad. El resultado ha sido muy satisfactorio. Con Miguel Ríos ya estuve a punto de colaborar en el disco anterior pero no recuerdo qué pasó. Ha sido ahora cuando ha encartado y lo ha bordado. Además he tenido la suerte de tocar como invitado en algunos conciertos de su gira de despedida y ha sido una experiencia increíble. Con Amaral y con Quique ya había tocado en algunos conciertos con anterioridad, era lógico que fuera a ellos a quienes llamara.

La muerte, otro recurso literario habitual en sus canciones, ¿se asoma con mayor presencia entre los surcos de 'De sombras y sueños'?

- Y más que se asomará. Cuanto más cerca sentimos el momento de la extremaunción más nos acordamos de las oraciones que aprendimos de pequeños.

¿Cuáles son las certezas a las que se agarra José Ignacio Lapido para amortiguar los envites de la realidad?

- Leyendo esta entrevista quizás haya gente que piense que soy un perturbado que vive en el mundo de Oz al que la realidad le es ajena. Nada más lejos de la realidad, valga la redundancia. Yo, lo primero que hago al despertar es tomarme un café y leer un montón de periódicos, que me dan una sobredosis de realidad diaria. A partir de ahí, todo lo que viene después es hacer la digestión de tanto realismo. Mis certezas son pocas: el arte, el amor y el humor sirven para sobrellevar la dura realidad.


Quién: Lapido.
Qué: 'De sombras y sueños'.
Cuándo: Viernes 28 de enero de 2011.
Dónde: Club 12 & Medio, inauguración de la cuarta edición de 'Microsonidos'.
Cuánto: 9 euros.
Horarios: Apertura de puertas: 22.30 horas. Pablo H: 23 horas. Nick Garrie: 00 horas. Lapido: 01 horas.


Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...