Tote King: "Ver lo miserables que somos es incluso divertido"

Jam Albarracín | 18.02.2011 - 15:44 | Entrevistas

Tote KingEs el verdadero rey del rap español y su última entrega, 'El lado oscuro de Gandhi' en la que recupera su estilo más directo, así lo ratifica. Tote King refleja como nadie ese rap inteligente y alejado de los estereotipos, cuya valía no se mide por el tamaño de los testículos sino por el del talento. Aunque reniegue de bandera alguna y ofrezca un discurso que él califica como normal (“si quieres un titular ponle rap normal”), los temas de Tote tienen la capacidad de ofrecer una interesante perspectiva de la actualidad, además de generar controversias y puntos de vista encontrados. Como los grandes, vaya.


¿Todo el mundo tiene un lado oscuro, incluso Gandhi?

- Sí, supongo que sí, el título va por ahí: darle un poco de caña a todo el mundo, incluso a mí mismo.

Aunque no es el único productor, la participación de Randy en este disco ha sido ha sido importante.

- Randy lleva ya conmigo tres años, después del tiempo que pasamos juntos en La Alta Escuela, que fue donde nos conocimos. Nos separamos una época y ahora cuando volvimos seguía todo como al principio, de buen rollo, afinidad musical, todo perfecto. Es la persona que más coincide en gustos conmigo. Fue muy fácil trabajar, la verdad, dos colegas pasándolo bien.

Tus letras, además de críticas y orgullosas, tienen un marcado componente de ironía y sentido del humor. ¿Hasta qué punto es importante para ti?

- A mí me gusta la ironía y el humor. Me gusta verlo en el cine que consumo, en la literatura que consumo, me parece que es algo divertido que ameniza tus días y creo que es una cosa que está guay. Entonces no veo por qué no hacerlo también en la música.

Además de que permite tomar distancia de las propias canciones. Le quita a uno peso, ¿no?

- Sí, aparte de que te quita importancia, es una manera de que las cosas entren de una manera más fácil. Porque, independientemente de como te quieras tomar el mensaje, te lo puedes estar pasando bien mientras lo analizas, mientras lo escuchas, mientras lo disfrutas. No sé, a mí me gusta, yo pienso que es algo necesario.

No obstante, el escenario de tus temas a menudo es una especie de instantánea que muestra el culo de la sociedad ('Nada cambia', 'Doble moral', 'Crisis', 'Dos españolazos horteras en el Caribe'...).

- También es muy importante la sensación que transmite el instrumental que usas. Si el instrumental es más duro y más serio, te da más ese tono de crítica. Pero yo creo que no es realmente una crítica social en plan todo está mal y podemos cambiarlo, porque si te fijas yo casi nunca ofrezco salidas. Me lo han dicho muchas veces, que critico y no ofrezco salidas, y es verdad. Porque realmente no es una crítica, es una observación. Como en 'Nada cambia', yo veo lo que veo y te lo cuento de una manera desenfadada, no ofrezco soluciones.

¿Hay mucha doble moral, no ya en el rap, sino en la vida?

- Sí, la doble moral además está guay. No es una cosa con la que me enfado o critico. Cuando tenía 20 años era más susceptible con ese tipo de movidas, pero ya no. Ya directamente veo que son cosas que incluso están guapas, que dan colores, dan matices. Ver lo miserables que somos es incluso divertido.

Vaya pollo que has montado con el primer single del álbum, 'Redes sociales' (“cierra el puto facebook ya, cierra el puto twitter ya”).

- Sí, bueno, tampoco tenía intención de que la gente se enfadara, sino de ofrecer otra perspectiva. No sé, es algo que me parece ridículo, porque yo no me suelo enfadar cuando me dan caña por algo que a mí me gusta. Si tú coges y haces una canción contra Woody Allen pues a mí me va a dar igual, voy a seguir viendo sus pelis. O si haces una contra Enrique Vila-Matas, voy a seguir leyendo sus libros igualmente. Como mucho puedo echar una sonrisa y decir, hostia, otro punto de vista. Yo creo que lo que ha pasado con 'Redes sociales' es lo que le pasa al yonki cuando le dicen que está enganchado y se enfada. Si tú tienes tus ideas y tus convicciones lo que yo diga no te debe molestar.

Tu imagen está asociada al rap inteligente y alejado del rollo 'gangsta' y de los estereotipos del b-boy callejero e inculto. ¿Te sientes un poco el abanderado de este tipo de rap inteligente?

- Yo... [piensa] No, no me siento abanderado de eso, porque realmente yo no mido a la hora de hacer las cosas. Yo no hago un tema para que la gente se entere o para aleccionar un poquito a la peña, que la veo muy catetita. Yo no llevo ninguna bandera, sino que ese es mi discurso en la vida real. Randy lo suele decir: no es ninguna pose ni ningún estilo, es que directamente yo no sabría hacerlo de otra forma. No me planteo si es inteligente o no, o si está en contraposición de otros estilos que se lleven. Es mi discurso cotidiano, no hay una separación entre el Tote en la vida real y el que hace una canción o graba en estudio. No sé hacerlo de otra forma, no sé rimar de otra forma ni tengo otras ideas que no sean esas.


RAP NORMAL

Pero aunque no sea premeditado, el tuyo sí que es un rap menos macarra o más 'normal'.

- Mira, ese es un buen titular: 'rap normal'. Porque yo no fuerzo nada, ni premedito nada, así que sí que es cierto que es normal. Y si está estereotipado no lo he hecho a conciencia, es una cosa que no busco.

Intencionado ono, muchas de tus letras tienen un factor político, que no partidista. ¿Cabe mantener la esperanza en la política?

- No. Yo creo que con la edad uno se da cuenta de que no. Yo por lo menos he evolucionado hacia un lado nihilista y desencantado por completo y me doy cuenta de cuál es el verdadero veneno de esto, y es que no tenemos tiempo. Si te fijas la mayoría de gente con convicciones políticas suele ser gente joven o gente muy vieja. Los jóvenes porque están despreocupados y se lo hacen todo en casa y los viejos porque realmente también se lo hacen todo porque ya no tienen fuerzas. Pero la gente de en medio estamos tan preocupados de currar que no podemos analizar y darnos cuenta de todo.

Me parece una visión peculiar, cuando menos.

- Pero para mí es así. Las pequeñas minucias que sí vivimos, como ver que Hacienda te chulea, ver como la SGAE me roba cada vez que doy un concierto, pasar por esos aros y tener que vivir con las reglas que te ponen es ya de por sí tan miserable y mezquino, tan duro y asqueroso... Y te lo digo yo que soy un tío que me va bien y vivo de la música, no quiero ponerme en el pescuezo de mi padre o de mi madre, que son currantes de toda la vida. Entonces, no tienes tiempo de preocuparte por los valores políticos, porque estás asqueado y desencantado, como está el 90% de las personas, que acaban votando a un político por simpatía, por gestos, por cómo deja tirado a otro en un debate. Nadie sabe lo que ofrece un partido hoy en día, la gente simpatiza por una cara o por una sonrisa.

¿Conoce algo de la escena hip-hop murciana?

- Sí, conozco personalmenteal Piezas, me cae bien, es un tío de puta madre. Musicalmente, y se lo he dicho a él, los discos que ha sacado con Jayder me parecen buenos, pero me parece más libre y más impresionante cuando hace improvisaciones.

Finalizo con La Alta Escuela, la 'crew' madre de la hoy prestigiosa escena sevillana. Cada cierto tiempo vuelven los rumores de su reunificación. ¿Qué hay de cierto?

- Pues mira, estamos intentándolo y nunca dejamos de intentarlo. El año pasado al final se torció por un par de cosas. Todos los años lo tratamos, pero es complicado porque hay miembros que ya no viven en Sevilla, otros estamos de gira todo el tiempo, hay niños... Pero no dejamos de intentarlo, así que tal vez algún día sea una realidad.


Tote King presenta 'El lado oscuro de Gandhi' el viernes 18 de febrero de 2011 en Murcia. Sala Stereo (antiguo Garaje de la Tía María). 22.30 horas. Precio: 15 euros. Completa la velada: De la Hoja.


Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...