Moby: "Aún me sorprende que la gente quiera escuchar mi música"

Jam Albarracín | 29.07.2011 - 11:35 | Entrevistas

Moby«Moby sucks». Moby apesta, por dulcificar la traducción. Pero que nadie se altere, que no es una opinión maliciosa ni una crítica volcada a la ligera. Nada de eso. Estas dos palabras, con todo lo que significan, son las que el propio Richard Melville Hall, el hombrecillo que responde al nombre artístico de Moby, tecleó en Google uno de esos días en los que su autoestima andaba correteando entre las suelas de los zapatos.

Y el resultado, explica el compositor neoyorquino, es de los que no se olvidan: 20 millones de entradas dedicadas casi exclusivamente a odiar con fuerza y saña al autor de 'Play', a sus diez millones de copias despachadas y a esas colisiciones entre electrónica, ambient, pop y soul que consiguieron colarse con pasmosa facilidad en bandas sonoras y anuncios de todo tipo.

Han pasado ya unos cuantos años de aquello y el bisnieto del autor de 'Moby Dick' ha madurado artísticamente, se ha mudado de Nueva York a Los Ángeles en busca de una extrañeza que, explica, se ha evaporado de la Gran Manzana y ha aprendido a hacer oídos sordos. Las críticas, asegura, no le quitan el sueño. Quizá porque para eso ya están el jet-lag y el insomnio que le atrapa cada vez que sale de gira y, de ciudad en ciudad y de hotel en hotel, no consigue pegar ojo. Ese es, de hecho, el hilo conductor de 'Destroyed', trabajo que presenta esta noche en la playa de Los Narejos, donde será la principal atracción del festival Electromar, que patrocina 'La Verdad'.

«En esos momentos es como si el mundo hubiese acabado y tú fueses el único que queda vivo», explica el compositor mientras intenta que alguien regule la temperatura del salón-congelador en el que atiende a la prensa. «Lo realmente extraño es que en estos casos, cuando el mundo está dormido, la sensación es muy reconfortante. Prefiero el mundo a las cuatro de la mañana y pensar que soy el único ser sobre la tierra», añade.

Será por eso que, siguiendo la senda de 'Wait To Me', al de Harlem le ha vuelto a salir otro disco tristón, oscuro y melancólico. «Siempre me ha gustado la música oscura y melancólica -explica-. Cuando tenía 15 años mi banda favorita era Joy Division. Sí que es cierto que cuando estaba más metido en la escena 'rave' mis canciones eran más alegres y eufóricas, pero en el fondo lo que realmente amo es la música melancólica».

Y ese querer capturar la melancolía le ha llevado a complementar el lanzamiento de 'Destroyed' con la publicación de un álbum fotográfico que, click a click, retrata paisajes desérticos e instantáneas de su vida diaria. «Es un intento por documentar el mundo en el que vivo, porque pienso que es extraño e interesante, y al mismo tiempo un intento de comprenderlo. Hay cosas que para nosotros son muy familiares pero que para otras personas resultan realmente extrañas. Para mí, por ejemplo, estar en un escenario delante de 15.000 personas es normal, pero soy consciente de lo extraño que es», relata.

Tan extraño es que incluso él mismo reconce sobresaltarse cada vez que saca un nuevo disco y, sorpresa, la gente lo compra. «Nunca pensé que tendría una carrera como músico. De hecho, creía que me pasaría la vida haciendo música que nadie querría escuchar. Y después de 20 años, me sigue sorprendiente que la gente me quiera escuchar y venga a mis conciertos», apunta. Es lo que tiene ser una estrella del pop. Una estrella del pop insomne, para ser más exactos.
 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...