Mikel Erentxun: "No añoro el gran éxito"

Jam Albarracín | 27.01.2012 - 20:44 | Entrevistas

Mikel ErentxunÉramos pocos y parió Mikel Erentxun. No me refiero al nacimiento hace apenas un año de su hijo Maël, sino a '24 golpes', su nuevo larga duración y sin duda uno de sus mejores trabajos desde sus tiempos de Duncan Dhu. Un disco de rock básico, clásico, melódico, emocionante y distinguido. Un álbum de canciones “en las que te gustaría quedarte a vivir”, en palabras de Juan Puchades (Efe Eme).

Quizás haya sido 'un simple giro del destino', como la canción de Dylan, pero lo cierto es que Erentxun se ha reencontrado con el mejor compositor que llevaba dentro. El disco verá la luz el próximo lunes, pero lo estrena anticipadamente en directo mañana sábado en Murcia. Marco su número de teléfono.

'24 golpes' se anuncia como 'un disco de rock clásico' y a fe que lo es pero, ¿no habíamos quedado en el que el rock había muerto?

- Durante una época para mí fue así, es cierto que incluso lo llegué a decir públicamente. Trato siempre de ser honesto conmigo mismo y con mis gustos musicales, de hacer aquello que en cada momento me apetece, me dejo llevar. Llevaba un par de años moviéndome incluso en algo alejado completamente del rock and roll, como se puede apreciar en 'Detalle del miedo' [su álbum previo] y yo pensaba que iba a continuar por ahí. Pero ya ves, me ha salido un disco bastante más clásico de lo que he hecho nunca, entendiendo por clásico algo con un sonido muy antiguo.

La culpa es de las musas, entonces.

- De las musas y de Henry Hirsch [el productor y dueño del estudio de Hudson, NY, donde se registró], que me ha llevado a un sitio donde no había estado, muy a los setenta: baterías en mono sin ningún efecto más allá de la reverberación de la sala, absolutamente en directo, todo muy natural. Si lo hubiera producido yo hubiera sido diferente. Este disco tiene un sonido muy definido.

Bien, tampoco es su primer disco de rock. 'El abrazo del erizo' (1995), por ejemplo, también jugaba en esa liga.

- Sí, pero era un rock mucho más contemporáneo, de mi época, muy cercano al rock independiente inglés, no había una mirada atrás. Aquí antes de grabar poníamos el 'Hunky Dory' de Bowie. No es una pose, Henry lleva manejando ese sonido y ese tipo de discos desde los 80 y no ha evolucionado en absoluto. No es la moda actual de lo vintage, en su caso es una realidad apasionante. He regresado con un síndrome de Estocolmo brutal [ríe].

¿Por qué '24 golpes', a qué alude el título?

- Pues un poco al reloj que tenemos todos en la cabeza o en la espalda y que nos va marcando esas 24 horas que no cesan nunca y que siempre están ahí, como una espada de Damocles. Es algo que me obsesiona bastante.

Leo: “Diez canciones escritas en un momento personal lleno de emociones encontradas”. ¿Me permite preguntarle a qué se debe esa zozobra?

- Bien, pues a que tuve un hijo. Aunque el disco se publica ahora, ha sido trabajado durante todo 2011, desde que el niño tenía un día hasta ahora y eso [tener un hijo] es algo que altera el ecosistema de una familia. Bueno, al final el hogar es lo que uno lleva dentro y lo que le impulsa a vivir y a escribir. Hay canciones escritas en días absolutamente emocionado y otros muy enfadado. Es un disco que fluctúa entre los buenos y los malos momentos emocionales, muy intensos en ambos extremos.

Estaba pensando que hay una serie de músicos (Lapido, Malla, González, Ferreiro, usted) con una serie de puntos en común. ¿Cabría hablar del Club de los Autores Honestos?

- [Se anticipa] ¿Sabes que Lapido escribe una canción del disco? Hombre, a mí me llena de orgullo que me metas en ese saco, porque has mencionado a dos de mis artistas favoritos, como son Quique y José Ignacio. Me identifico muchísimo, musicalmente, pero también porque siento que estamos un poco en tierra de nadie. Pertenecemos a una generación ya un poco perdida, que no entramos en las radiofórmulas, tampoco estamos en los movimientos independientes y nos hemos quedado un poco desubicados. Pero para mí es la ubicación más interesante, porque es un poco la atemporal, la del clásico, algo que trasciende a las modas. Los tres cuidamos mucho los conceptos. Bueno, me encanta que me metas en este club, gracias por incluirme.

Hubo una época dorada, en los años ochenta, en que Mikel Erentxun fue el Elvis español. Buenos recuerdos, cabe suponer...

- Bueno, para mí fue un paso natural porque mis primeros grupos antes de Duncan Dhu eran grupos que hacíamos 'covers' de Elvis, escuchábamos eso y poco más. Entonces, digamos que la transición de tocar temas de Elvis a tocar temas propios, y sobre todo sus maneras de actuar en el escenario, cambiaron poquísimo: yo jugaba a moverme como Elvis. Luego eso se fue perdiendo de manera progresiva hasta perderse por completo. Pero mira, hace poco hicimos unos conciertos de versiones de Elvis.

Me refería también a eso, pero sobre todo a la época de gloria de Duncan Dhu. ¿Añora el gran éxito?

- No, no lo añoro. A ver, lo bueno de tener éxito es que te permite manejar presupuestos más holgados a la hora de grabar discos, no como este último que lo hicimos todo en 10 días, a una velocidad de vértigo. Uno tiene el presupuesto acorde con lo que vende, en ese sentido sí que me gustaría vender más para poder ofrecer unos conciertos un poquito más... cuidados. Pero por lo demás me encuentro muy bien donde estoy. Hoy ya tampoco sería posible aquello de hacer 100 conciertos al año y estar siempre fuera de casa. Ya no es compatible, ni con mi edad, ni con mi situación familiar, pero tampoco con los tiempos que corren. Hoy en día no vende casi nadie, entonces los que tenemos una cierta trayectoria y repertorio nos podemos permitir seguir tocando un poco al margen del mercado.

Ni le pregunto por un posible retorno de Duncan Dhu...

- Es algo muy improbable, ninguno de los dos estamos por esa labor en este momento, pero bueno, las puertas no están cerradas. Hubo un acercamiento alrededor de 'Detalle del miedo', fue un disco con el que Diego Vasallo se implicó mucho e hicimos alguna cosita este año pasado. Todo eso ha dado sus frutos, porque también hay una canción de Diego en mi disco nuevo. Ha habido un acercamiento que no sé a donde nos llevará, pero ahora mismo no está en nuestros planes.

Usted fue directivo de paso fugar en SGAE. ¿Cómo le cayó lo de la malversación, le sorprendió mucho?

- Me sorprendió y me decepcionó muchísimo, porque conocía a los implicados. No tenía un trato personal pero he estado con ellos sentado en una mesa. Todavía son presuntos, pero huele bastante mal y ha salpicado terriblemente a la ya de por sí mala reputación de la SGAE. Creo que el nuevo camino que hemos emprendido es el adecuado: la refundación, empezar desde abajo, cambiar todos los cimientos e intentar volver a poner a la SGAE donde tiene que estar, que es en la defensa lícita y limpia de los derechos de los autores.

¿Se ha planteado en algún momento retomar su faceta como arquitecto?

- No, eso es algo que está completamente abandonado.

 

Mikel Erentxun presenta '24 golpes' el sábado 28/01/2012 en Murcia. Sala Notredame (zona Atalayas, frente hotel Rosa Victoria). 23 horas. 15 euros (palcos: 20 euros).

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...