Manolo Tarancón: "Lo de Antonio Vega fue algo inolvidable"

Jam Albarracín | 15.06.2012 - 09:42 | Entrevistas

Manolo TarancónManolo Tarancón es uno de esos músicos a los que hemos acabado etiquetando como cantautores eléctricos porque el sello no resulta desacertado y porque, a fin de cuentas, lo que hacen es rock de autor. Cada vez más valioso en el caso del valenciano, quien con su tercer largo asciende el escalón que lo sitúa al nivel de los mejores del estilo en España. Vamos, que 'Reflexiones', el disco que presenta en Murcia en compañía de su solvente banda, es un álbum del todo recomendable para quienes gusten del folk-rock de filiación americana pero textura (y sentimiento y ubicación) nacional.

¿Qué diferencias aprecia su autor entre 'Imperfectos' y 'Reflexiones'? La primera que me asalta es una mayor vitalidad y también una mayor firmeza. Pero díganos, que los críticos cada vez andamos más despistados.

- [Ríe] Claro, tienes mucha razón, son los dos motivos por los que creo que este disco es diferente. Quizás estoy pasando por un momento mucho más positivo y eso influye en las composiciones. Es un disco más colorista, más vital, más alegre y menos oscuro que 'Imperfectos'. A la vez, la experiencia adquirida provoca que cada vez tengas las cosas más claras desde el principio y esa seguridad se nota en el resultado final.

Llama la atención la doble grabación-producción, de Carlos Soler Otte y de Paco Loco. ¿Las canciones lo demandaban así?

- Cada canción la ha tratado el productor adecuado, a mi entender. Carlos viene mucho más del pop, y había canciones vitalistas como 'Más de mil manías', 'Buenos tiempos' y 'Última esperanza' que eran óptimas más para él. Sin embargo, las canciones más densas y oscuras, como pasó en 'Imperfectos' y en 'Horas vacías', estaban destinadas a Paco Loco. La verdad es que fue todo un experimento, pero creía en la doble producción y el resultado creo que es muy satisfactorio.

El disco incluye dos instrumentales, uno además titulado 'Reflexión #2'. Sorprende, por el título (¿una reflexión sin palabras?) y porque a usted, aún haciendo rock, se le suele tildar como cantautor.

- Sí, es cierto. El caso es que un buen amigo, realizador de cortometrajes, Alberto Evangelio, me convenció para que compusiera la música de uno de sus trabajos, 'Doncella dormida'. Empecé a sentirme muy a gusto únicamente con la música y descubrí otro modo de transmitir, esta vez sin palabras. Las sensaciones, los sentimientos, puede provocarlos únicamente la música. Se trata de envolver al oyente y a uno mismo. Siempre he sido un gran seguidor de la música instrumental y de las bandas sonoras.

Para este tercer álbum ha optado por la autoedición, a través de su sello La Viejita. El hecho de montar su propio sello, ¿es una búsqueda del espacio óptimo u otro quebradero de cabeza?

- Pues diría que es únicamente un motivo legal para poder editar mis trabajos sin ningún tipo de presión, hacer lo que quiero, ser todavía más autónomo. Jamás me he visto respaldado por un sello fuerte, así que la opción es la autoedición, pero haciendo las cosas con cariño y con seguridad en lo que se hace. Ha sido un quebradero de cabeza en el sentido de que el trabajo se multiplica, sobre todo ese trabajo que no se ve pero que hay que hacerlo para que todo siga su curso.

Junto con el CD, se acompaña el DVD 'La inercia de la costumbre'. ¿Qué incluye este audiovisual?

- Pues hemos querido reflejar, además del proceso de grabación del disco, una serie de opiniones de algunos músicos, productores y periodistas sobre el momento que vive la música independiente. Tratar de que la gente de la calle entienda que detrás de un disco hay algo más que cervezas y vida a priori fácil y tranquila. Que un disco cuesta dinero grabarlo y que esto es una profesión muy digna como cualquier otra. Eso sí, no hemos querido ser pesimistas, sólo pretendíamos acercar la realidad.

Si no me equivoco, la canción 'Viejas fotos' está dedicada a su padre, Manuel Tarancón, un intelectual, además de un relevante y atípico político valenciano. ¿Tenían una relación estrecha? ¿Le influyó de algún modo en su manera de escribir?

- Sí, va dedicada a él. Nuestra relación nunca fue estrecha, supongo que por su trabajo y por mi edad complicada no pasamos demasiado tiempo juntos. Pero le respetaba y admiraba. No creo que influyera en mi modo de escribir, pero sí en que escribiera y en que me lanzara a tratar de difundir mis canciones.

Bonita su adaptación en castellano de 'Capri, c'est fini', de Hervé Vilard. No resulta difícil intuir que le gusta la música de los 60 y 70 pero, ¿hay algún motivo especial para elegir esta canción?

- Sí, precisamente los largos viajes en coche con mis padres. Siempre ponían un casete doble que recopilaba canciones de diferentes artistas, y ahí estaba 'Capri'. Me envolvía una melancolía tan arrolladora que, por un lado me transmitía tristeza, pero por otro no podía quitármela de la cabeza. Siempre tenía en mente grabarla, y la experiencia con Limbotheque [la voz femenina con quien hace dúo] fue muy positiva en ese sentido.

Estuvo como telonero en algunos de los últimos conciertos de Antonio Vega. ¿Qué recuerdos guarda?

- Uf, pues la de conocer a una persona humilde y con un talento sobrehumano. Conocer a alguien cercano, directo, que se preocupaba por lo que te pasaba y que no imponía barreras entre él y el resto del mundo. “Poco o nada cuesta ser uno más”, esa es la frase que le define. Ojalá muchos fueran como él. Fue una experiencia indolvidable.

 

Manolo Tarancón presenta 'Reflexiones' el sábado 16 de junio de 2012 en Murcia. Sala B. 23 horas. 6 / 8 euros. Abre: Torre de Control.

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...