Schwarz: "Todos los ideales han acabado en la basura"

Jam Albarracín | 14.12.2012 - 11:59 | Entrevistas

SchwarzAhora que eso del krautrock parece haberse puesto de moda, ahora que todos hablan de ritmos 'motorik' como si fuese tan común como el 'chunda-chunda' de discoteca, ahora que todos los señalan como pioneros del estilo, Schwarz, el trío murciano formado por Alfonso Alfonso (guitarras), Juanma Martínez (sintetizadores) y César Verdú (batería) se desmarca con un álbum, 'Alquimística', el octavo de su carrera, que solo admite un etiquetado: Sonido Schwarz. Lo estrenan en el Club 12 & Medio. 

Podemos intentarlo y no andaremos del todo errados: space rock, psicodrones, neokraut, rock experimental... Podemos desvelar influencias lejanas -aprecio las de Kraftwerk y King Crimson, aunque cualquier parecido será mera coincidencia-, podemos apelar a su veteranía dentro de la escena del rock underground europeo. Pero lo que finalmente ha logrado Schwarz es algo así como la perfecta fusión entre el hombre y la máquina, la simbiosis entre instrumento e instrumentista. Su nuevo álbum incide en los parámetros éticos de su anterior 'Espíritus del desierto, yo os invoco', pero sintetizando su esencia y apelando a la gran revolución pendiente: la individual. Me cito con Alfonso.

'Espíritus...' era un disco con una fuerte carga política, ¿lo es también 'Alquimística?

- Yo diría que sí, aunque desde una perspectiva menos evidente. Es una extensión de la misma idea que subyacía en 'Espíritus': es imposible cambiar la sociedad si antes no tiene lugar un cambio en el propio ser humano. He llegado a la conclusión de que el capitalismo se ha impuesto como sistema hegemónico precisamente porque es el que mejor se ajusta a la condición humana. Si un sistema tan profundamente injusto es el que mejor encaja, eso nos obliga a elevarnos sobre esa condición. 'Alquimística' habla de que la revolución pendiente es la revolución interior.

Pero si la revolución social es complicada, ¿la individual, directamente, es posible?

- No lo sé, pero cuando menos es deseable. Considero que es casi una obligación del ser humano. Cuando ves a gente en el tercer mundo que lo está pasando fatal y al mejorar algo lo primero que hacen es pillarse una tele, es que algo va mal. O va muy bien para la lógica capitalista. Un idealista diría que es la sociedad la que corrompe al ser humano, yo no estoy tan seguro. No soy nada rousseauniano, no creo que el hombre sea bueno por naturaleza. Hace falta un cambio interior, no queda otra opción.

Tengo la sensación de que 'Alquimística' es la culminación, sintetizada y mejorada, de lo apuntado en su disco anterior.

- Estoy de acuerdo, pero no solo de 'Espíritus'. 'Alquimística' es el disco que siempre he querido hacer. En el sentido de que hay ciertos elementos que ya estaban presentes en todos los discos anteriores (también en 'Heavengazers' y 'Hard listening'), que son los que más me interesan ahora y que en este disco están potenciados, sublimados.

El disco consta de cuatro piezas, dos suites divididas en partes -'Alquimix' y 'Eurofisión- y dos más cortas y directas: 'El elefante blanco' y 'H6'. ¿Las primeras se grabaron dejando espacio a la improvisación?

- De algún modo sí, de hecho 'Eurofisión' son 22 minutos grabados en directo en una sola toma, sin 'overdubs'. La conexión con el jazz, salvando las muchas diferencias, existe en la forma en la que se han compuesto las canciones, con una estructura, partes y transiciones definidas, pero de una forma lo suficientemente abierta como para sobre eso poder trabajar tu propio intrumento. Podría decirse que es una improvisación dirigida. Como ocurre en algunos discos de Sun Ra, por ejemplo.

Un disco psicodélico -la psicodelia según Schwarz-, que no amistoso.

- Hombre, si entendemos psicodelia como flower power, desde luego que no. Pero sí, es cierto que incluso la parte central de 'Eurofisión', que es la más ambiental, tiene un punto amenazador. Ni la temática del disco ni por supuesto los tiempos que vivimos invitan al rollo luminoso u optimista. Nunca lo hemos sido, por otra parte. Es psicodélico en el sentido en el que lo era el primer disco de The Velvet Underground, de cuyo espíritu estamos mucho más cerca que del de Jefferson Airplane, desde luego.

HUMAN MACHINE ROCK

'Alquimística' parece proponer, al menos formalmente, una fusión entre hombre y la máquina. ¿Hasta qué punto es importante esta interacción?

- Hasta el máximo. Estamos llegando a una simbiosis interesante con nuestros instrumentos. A la manera de Kraftwerk pero con instrumentación rock. Hemos ido derivando hacia ahí de una forma natural. La integración con las máquinas, que son las del rock, pero para no hacer rock, al menos no al modo convencional. La música de Schwarz no se podría hacer sin nuestro equipo, con el que estamos trabajando en los últimos años. Hay quien me ha preguntado si ya no toco guitarra, pero en realidad es lo único que toco, lo que ya no toco son sintetizadores. Lo que pasa es que llevo suficiente tiempo trabajando con mi equipo como para que haya un entendimiento recíproco, para llegar a un sitio al que solo podemos llegar los dos juntos.

Alquimia, mística... ¿Connotaciones zen?

- Connotaciones espirituales. Cierto tipo de espiritualidad no quiere decir ser el amigo de los animales. Tampoco el odio es válido. El desarrollo de la individualidad debe ser un proceso completamente ajeno a esa influencia externa de bien y de mal, debe ser algo mucho más neutro. Este disco es lo que es y transmite lo que transmite porque, si hablo de espiritualidad, no me siento obligado a adoptar una postura buenrollista, ni siquera cercana a lo que se considera el bien. Hablo de otra cosa.

La canción 'H6' creo que está basada en la 'Teorías del cuarto camino' de Gurdjieff.

- Sí. Gurdjieff escribió varios libros al respeto de las teorías del cuarto camino, pero quien mejor las sistematizó fue uno de sus discípulos, Ouspensky. Filosofía esotérica. Muchas de sus afirmaciones, tomadas literalmente, no tienen ningún valor, parecen de la Bruja Lola. Pero buena parte de su metodología del desarrollo del yo me parece muy válida y potente. De hecho promueven algo bastante neutro, ser consciente de tu lugar en el cosmos pero sin estar mediatizado por nadie, es algo nada hippie.

'Eurofisión' es un bombazo de tema. ¿Es también Europa una bomba H en potencia?

- El título es un juego de palabras con el cutrefestival de Eurovisión, pero Europa es una bomba H en potencia dentro de sí misma (la fisión del núcleo). No existe una Unión Europea social, sino que está construida sobre las ruinas del Mercado Común. El mercado es la única unión que ha interesado a la oligarquia europea. Cuando hablan de la Europa de los Pueblos y cosas así, dan ganas de reír.

¿Es acaso la destrucción el único camino para la salvación?

- No tengo respuestas colectivas, pero desde luego lo que sí parece es inevitable. No sé si habrá una salvación después, pero la destrucción del 'status quo' no solo es inevitable, sino que es deseable y la única posibilidad de salvación del ser humano. Este sistema es tan profundamente injusto que no se puede sostener. Pero si se destruye sin que antes haya habido una revolución interior e individual, lo veo bastante peligroso. Todos los ideales colectivos de la humanidad han acabado en el mismo sitio: el vertedero de basura.

 

Schwarz presenta 'Alquimística' el sábado 15 de diciembre de 2012 en Murcia. Club 12 & Medio. 23 horas. 10 / 12 euros. Abre: Lüger.

 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...