Bosco: "Bosco es un concepto abierto"

Rafa Llorente | 21.03.2014 - 12:58 | Entrevistas

BoscoBosco publican en estos días su doble disco 'El elixir mágico / Una nueva hoguera'. Lo presentan el viernes 21 en Murcia. Así que lo escuchas con mimo y lo vuelves a escuchar. Meditas, pero no das con la solución. ¿Cómo describir la propuesta de un grupo como Bosco?

A punto de rendirme echo mano de su hoja de promoción. En ella se puede leer: “...una disolución de estilos que viajan del rock clásico y progresivo al pop, la psicodelia, el folk, el reggae, el afrobeat, el jazz… con incursiones en los mantras chamánicos y la experimentación sonora”. Una ecuación musical difícil de resolver, a la que en directo se suman poesía y artes escénicas. Nos ayudan a despejar las incógnitas Jesús Fictoria (guitarra, trompeta, voces) y David Moretti (voz, teclados, guitarra, flauta).

¿Cómo se gesta Bosco? Un grupo de músicos tan dispares que encuentran en común algo tan heterogéneo.

- Se ha gestado de manera automática. Nos unió el amor por la música que hacía cada uno de nosotros por separado. De ahí pasamos a juntarnos y a elaborar nuestra propia música, lo que derivó en lo que somos ahora. Pero no hubo nada premeditado, simplemente ha fluido solo.

La descripción de vuestra hoja de promoción presenta un abanico musical enorme. ¿Os veis reflejados en ella?

- Parece complicado. Son muchas ideas juntas. Pero es que el grupo es difícil de definir, así que hace falta aludir a un montón de cosas para dibujar con palabras lo que luego suena en el oído. Nos vemos reflejados en esa descripción porque de hecho la intentamos acuñar nosotros. Es complicado definirnos en una sola palabra. Por ejemplo, si dices rock progresivo estás dejando de lado muchos otros elementos que tenemos en nuestra música. Es simplemente una forma de explicarlo, una forma de decir que en Bosco puedes escuchar cosas muy diferentes. A lo mejor algún día, algún periodista encuentra la palabra, pero de momento lo único que pretendemos es dar cierta información para que quien quiera venir a vernos, o escuchar nuestro disco, sepa un poco de qué va la cosa.

Ese marchamo de banda difícilmente etiquetable y hasta multidisciplinar ¿favorece o resulta una rémora?

- Se debe a la cantidad de diversos estilos que nos gustan. El rock se ha convertido en una especie de flamenco con mil palos. El hecho de tocar cada uno de ellos es por simple disfrute personal nuestro. En realidad no deja de ser un pequeño conflicto que desatamos para todo aquel que nos escucha: por la novedad, por la diversidad... En ese sentido creo que nos beneficia porque aglutinamos a una mayor cantidad de público. Aunque en un primer momento es algo que al parecer no te ayuda, ya que el mundo exterior quiere entender fácilmente lo que haces, para poder consumirlo, venderlo o lo que sea. Al final, cuando alguien viene a vernos en directo, siempre hay una parte del concierto que le toca de un modo particular. No se sabe si es por algún estilo musical o se debe a algo más energético. 

Para llegar al punto que habéis llegado ¿es necesario haber recorrido un camino artístico y musical de cierta experiencia?

- Somos un poco mayorcitos ya, sobre todo para lo que es el estándar del rock'n'roll. Al haber llegado con este bagaje individual a esta unión que es Bosco, se suman las calidades individuales de cada uno. Pero no sólo en lo musical sino también en lo humano. Muchos de nosotros tenemos experiencia en la elaboración de bandas sonoras para danza o teatro, que son campos que requieren mucha diversidad, dependiendo de la función, el espectáculo, el cortometraje... A lo mejor eso también ha contaminado al grupo en ese sentido. Cualquier cosa es posible, siempre que la llama se encienda y la cosa fluya.

Y el nombre: Bosco. Da la sensación de que no os podríais haber llamado de otra manera más acertada. Es un nombre que inspira muchas cosas que están en vosotros ¿no?

- Esas figuras polimórficas que hay en los cuadros del pintor poseen cierta similitud con las canciones que hacemos. Con esos saltos de estilo en una misma canción o a lo largo del disco y el concierto. Además están las reflexiones que hace el pintor a través de su obra y el hecho de que 'bosco' significa bosque en italiano y eso tiene un elemento natural, ecológico, con el que nos identificamos. El inicio del nombre, en cuanto a la idea del grupo, engloba ese ecosistema. Todo empezó cuando comenzamos a juntarnos para improvisar. Hablándolo surgió la idea de emboscadas musicales. Por lo irreverente del asunto, por lo que tiene de concepto abierto en donde todo puede pasar. La casualidad trajo el hecho de que Bosco tuviese un sentido con toda la analogía con el pintor, la idea del bosque... de la emboscada inesperada de todo el que va a nuestros conciertos y se siente atrapado en un espectáculo que no se esperaba. 

Siendo un grupo tan visual, tan de interactuar con el que os escucha para que sea partícipe. ¿Habéis tenido la inquietud de plasmar todo eso en vuestra grabación en estudio?

- Sí, de hecho en el disco han participado creadores murcianos como Manel Quílez (diseñador) y Juan Navarro (ilustrador), con los que hemos trabajado para darle forma al disco y que tuviera ese elemento de hacer partícipe al que lo escuche. El diseño del disco físico posee elementos visuales escondidos, diferentes lecturas; contiene todas las letras de las canciones con todos los poemas, incluyendo todas sus referencias externas. Se trata de intentar facilitar la entrada a nuestro mundo, a nuestras lecturas y al juego que buscamos en directo. Casi todas las canciones tienen guiños de lo que luego sucede en vivo. Incluso hemos aportado sonidos de ambiente de alguna actuación como transición ambiental. Queremos que quien lo escuche se sumerja en la aventura temática de Bosco. 

¿Qué significa Ibiza para vosotros? ¿Es como el decorado ideal para vuestra música?

- Ha servido para cristalizar el proyecto. Allí conocimos por ejemplo a Iván Hermes. Él venía interpretando a un fauno en la obra de teatro 'Yerma', la cual representaron en Murcia. ¡Estaba clarísimo cuando lo vimos corriendo con esa máscara! Surgió la posibilidad y terminó de fraguarse la forma que tiene un espectáculo de Bosco, también con los poemas recitados y todo eso. Aquello se materializó en Ibiza y funcionó muy bien. Se vino con nosotros un equipo de producción visual para registrar lo que estaba sucediendo y así poder compartirlo después. La recepción que tuvo allí la gente fue importante y también el punto de comunidad que poseen este tipo de viajes, que al final se irradia en escena. Nos sumergíamos en un bosque ibicenco para convivir. Creando juntos y conociéndonos mejor.

Ibiza es un lugar relacionado tradicionalmente, sobre todo hace años, con el hippismo, el amor libre, las sustancias alucinógenas... ¿Qué hubiera sido de la creación musical y artística sin drogas? ¿Nos hubiésemos perdido muchas cosas?

- Bueno, es como preguntar qué sería la realidad sin los sueños. El lugar al que te pueden llevar determinadas medicinas o lo que te aportan es muy similar a un viaje en sueños. El arte llamado psicodélico tiene esa tendencia o esa intención de abrirte las puertas de la percepción, para poder ver más allá o más dentro de ti. Nosotros hemos visitado ciertas sustancias, pero siempre con una forma de consumirlas muy cuidadosa, en el sentido de hacerlo como ritual.

Una anécdota muy curiosa es la del telediario de la primera cadena con vuestra música de fondo para ilustrar una noticia relacionada con el pintor El Bosco. ¿Nos la podéis contar?

- Fue a raíz de una noticia que empezó a rular por las redes sociales, respecto a unos estudiantes canadienses que habían transcrito la partitura que se ve en el cuadro 'El Jardín de las Delicias'. Se nos ocurrió hacer una panorámica por la partitura del cuadro, acompañándolo del fragmento de nuestra canción 'Viimeistä Paivää' y le pusimos el mismo título que el vídeo que circulaba por internet. En cuestión de horas empezaron a dispararse las visitas al vídeo. Tres días después el telediario de TVE se hizo eco de la información. Suponemos que cuando estaban montando la noticia encontraron nuestro vídeo. La imagen de la panorámica era de mucha calidad, así que seguramente les vino al pelo para utilizarla, de tal manera que usaron las imágenes. Durante el sumario del telediario utilizaron el vídeo al completo con el audio de nuestro tema.

¿Vosotros habéis utilizado la música de esa partitura misteriosa dibujada en la espalda y posaderas del individuo del cuadro?

- Previamente no. Pero quizá nos dé la idea ahora, después de toda esta pirueta.

El cuadro 'El Jardín de las Delicias' se puede interpretar como una moralina sobre el castigo del infierno que espera a los que se abandonan a los placeres de la vida, que es entre otras cosas a lo que vosotros cantáis...

- El cuadro tiene muchas interpretaciones. De hecho se puede leer de izquierda a derecha; de derecha a izquierda o como tres cuadros independientes, de tal manera que la moralina esa se perdería. Qué es bueno o qué es malo es lo de menos. Lo importante es lo que es la vida: la oscuridad, la luz, el gozo, el dolor... De eso tratan nuestras canciones.

Vuestro disco -que se editará coincidiendo con la actuación del viernes-, va a estar disponible en diferentes formatos, incluido el doble vinilo. ¿Qué os ha llevado a querer hacerlo así? ¿Hay algo de romanticismo en ello?

- La verdad es que ha sido un elemento de reflexión y discusión entre nosotros. Al final hemos optado por hacerlo. Hay razones románticas como tú dices, pero también la puramente musical y sonora. Tenemos comprobado que el vinilo posee una calidez y un sonido que no tiene el CD. Además su difusión es distinta, ya que hay un determinado sector mediático y underground para el que, cuando le llega un trabajo musical en ese formato, cobra más valor. Con el vinilo el acto de escuchar la música es otra cosa. El vinilo te hace recuperar el rito y la ceremonia de escucharlo bien. Es un ejercicio casi ritual.

El pasado otoño presentasteis en el Teatro Circo Murcia vuestro espectáculo 'El Circo de las Delicias'. Le echasteis valor para montar el espectáculo al completo. Un show de gran envergadura con actores, bailarinas, decorados, proyecciones... ¿Cómo valoráis la experiencia pasados unos meses?

- Lo valoramos como un trabajo que todavía hay que pulir y que necesita crecer. Aquello fue casi un preestreno. Una puesta en práctica de los elementos que veníamos utilizando desde tiempo atrás: los actores, las bailarinas, las proyecciones... Ahora necesita desarrollarse. Se trató de un momento de gran conexión entre todos los que estábamos allí. Conseguimos hacerlo. Conseguimos una audiencia numerosa y fantástica. Fue un éxito, pero también una especie de ensayo con público. Hemos visto después el vídeo y la crítica es positiva y constructiva de cara a observar todo lo que se puede mejorar. Pero quedamos muy satisfechos. La idea es poder repetirlo dimensionado a las características del local que sea. Con la edición del disco queremos situarnos y ganar posiciones que nos permitan volverlo a hacer en lugares donde nos requieran para ello.

Y de cara al concierto del viernes en el Centro Párraga, ¿qué dimensión de concierto tenéis planificado?

- Queremos darle un enfoque más musical, dado que se trata de la presentación del disco. En cualquier caso nos acompañarán algunos amigos con los audiovisuales; estará Enrique Martínez, que es el actor que más aporte musical tiene en El Circo; y alguna otra colaboración musical de amigos que han colaborado en el álbum. Debe ser un show más distendido, que nos permita más libertad a nosotros como músicos, cosa que no puedes hacer en el encuadre de 'El Circo'. Un concierto en sí, más que un espectáculo en general. Queremos que sea una fiesta de celebración. Que la gente salte y baile.

 

BOSCO
Cuándo: Viernes 21 marzo 2014, a las 21 horas.
Dónde: Centro Párraga, Murcia.
Cuánto: 8 euros.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...