Noa: "Como no gane Obama, buscaré piso en la Luna"

Daniel Leguina | 06.10.2008 - 12:56 | Entrevistas

Noa abre la Semana Grande de CajamurciaAfirma que flota sobre las culturas en las que creció y ve cómo los muros que las separan se derrumban a su paso, que con la palabra puede llegar al corazón de las personas y que acaba de experimentar una catarsis que la ha dejado feliz de la vida. También dice Noa (Tel Aviv, 1969), cuyo nombre completo es Achinoam Nini -Hermana de la Paz en hebreo-, que no pierde la esperanza de ver algún día su país en paz con sus vecinos.

Y exclama que el próximo primer ministro judío puede ser una mujer y que en la Casa Blanca puede haber un ocupante negro. «Quizá ocurran cosas que cambien la situación en Oriente Próximo. Yo, mientras, sigo rezando por los muertos». Rezando y cantando por todo el planeta desde los primeros noventa, la israelí afincada en los Estados Unidos presenta hoy, en la apertura de la Semana Grande de Cajamurcia, en Cartagena, su último disco, Genes and Jeans, donde sus raíces hebreas y la globalización en forma de Levi's 501 se dan la mano.

Después de más de quince años de carrera en los escenarios, ¿cómo se encuentra creativamente?

- Creo que mi último trabajo ha sido un gran paso adelante en mi vida que me ha conectado profundamente con mi familia, con las historias y las gentes y sus músicas, elementos que conforman mis raíces y que suponen algo profundamente personal y original para mí. El proceso de creación de los temas del álbum, escribir sus melodías y las letras, inspiradas en las vidas de los míos, ha sido una experiencia muy profunda, una catarsis en la que he sido feliz.

Genes y [pantalones] tejanos -título del disco-, un retorno a sus orígenes mirando al futuro, sus ancestros y el siglo XXI, frente a frente.

- Por ahí van los tiros. En los tejanos está el lienzo de nuestras vidas en el tiempo que nos ha tocado hacerlo, y los genes son los colores que usamos para pintar nuestro retrato. Los pantalones vaqueros son uno de los más poderosos elementos unificadores que hay en el mundo: ricos y pobres, árabes y judíos, hombres y mujeres de cualquier raza y religión los visten como un símbolo de libertad. Pero, a la vez, todos queremos ser especiales de alguna manera, y eso está en los genes, que nos dan la fuerza de pertenecer a algo mucho más grande y enfrentarnos al futuro.

En el disco canta en inglés, hebreo y yemení, su particular forma de derribar fronteras.

- Cantar en varias lenguas siempre ha sido para mí algo natural ya que crecí con los tres idiomas y aprendí la belleza y la fuerza de la palabra; ahora siento que puedo flotar sobre las tres culturas y ver cómo sus muros caen al pasar. Soy una privilegiada por ello. Cada vez que visito un país me preocupo por aprender algo de su lengua. Cantar en castellano me permite conocer España más a fondo, con intensidad, y siento que puedo llegar al corazón de sus gentes.

Usted fue la primera cantante judía invitada oficialmente para actuar en Marruecos. ¿Cómo se sintió?

- Fue un gran honor. Son muchos los lazos que unen Israel y Marruecos y no hay motivo para dejar de cultivar y enriquecer nuestra relación de comunicación y colaboración, y rezo para que esto ocurra con todo el mundo árabe. Me hice muy amiga del asesor del rey Mohamed VI, Andre Azoulay, que es judío, lo que demuestra que allí no son tan cerrados como parece, y viajé por todo el país.

En el 2006 usted me dijo que la paz en Oriente Próximo es sólo una cuestión de tiempo. ¿Algún progreso desde entonces?

- Hemos tenido avances y retrocesos. Como un triste tango, vamos dando tumbos. Sigo pensando que el tiempo pondrá las cosas en su sitio, pero no sé cuánto habrá que esperar... Todo el mundo conoce la solución: está redactada en Oslo, Ginebra, Camp David, y en un sinfín de estudios, libros, documentos... Pero también necesitamos líderes firmes, confianza mutua y mucha fe. Tenemos que establecer una determinación sincera en ambas direcciones para buscar juntos la paz; algo, hoy por hoy, muy complicado porque hay mucho odio acumulado durante décadas. Pero no pierdo la esperanza: Israel va a ser dirigido, muy probablemente, por una ¿mujer!, los Estados Unidos por un ¿negro!; quizá Assad, el presidente libio, cambie de rumbo... ¿Quién sabe? Muchas cosas pueden ocurrir a corto plazo. Mientras tanto, sigo rezando por los muertos.

También echaba usted la culpa de la tragedia a los medios de comunicación. ¿Sigue en sus trece?

- No son los únicos culpables, pero judíos y palestinos prefieren echarse las culpas mutuamente que señalarles a ellos, porque los necesitan para ganar elecciones. Los medios son culpables porque se mueven por la codicia y el sensacionalismo. Todavía no he visto ni una sola portada de periódico en ninguno de los dos bandos hablando de construir la paz; nada ni nadie ha intentado siquiera parar el espectáculo diario de sangre en las televisiones, sólo saben difamar y mentir. Por supuesto, hay otros factores: historia, religión, fanatismo, ignorancia; pero los medios, en lugar de ayudar, hacen lo contrario.

La Casa Blanca cambia de inquilino.

- Tras el descubrimiento de la señora Palin, como no gane Obama buscaré piso en la Luna.

Mientras todo esto ocurre, usted sigue con su música como única arma para luchar contra la incomprensión.

- La música es muy poderosa: las emociones que transmite nos hace sentir a todos iguales, no conoce razas ni religiones. Puede romper barreras y abrir corazones, pero no es capaz de hacerlo sola, necesita aliados en la política, la economía, la judicatura. Todos juntos, algún día, llegaremos a la meta.

Como israelí, ¿siente la necesidad de defender una política determinada?

- No se trata de necesidad, sino de conciencia. Desde que empecé a viajar a otros países con mis canciones descubrí todo un mundo de mentiras sobre Israel y el proceso de paz, pero a la vez creció en mí una necesidad imparable de luchar por el fin de la violencia con todas mis fuerzas. Como mujer, madre o artista defiendo mis ideas por donde voy: compasión, cariño y comunicación, y me guía el corazón.

«Mujer, feminista y de izquierdas». Así se definió usted a principios de los noventa. ¿Algún cambio reseñable?

- Tacho lo de feminista. Soy sólo una mujer, no necesito etiquetas ni títulos que me separen de los hombres, eso hace que el problema empeore.


Noa abre la Semana Grande de Cajamurcia el lunes 6 de octubre de 2008 en el Nuevo Teatro Circo de Cartagena. 21 horas. 25 euros.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...