Jorge Salán: "Pensar que lo de fuera es mejor es un prejuicio"

Rafa Llorente-Berreiros | 22.04.2009 - 16:49 | Entrevistas

Jorge Salán, color entre grisesJorge Salán (Madrid, 1982) es uno de los guitarristas españoles más valorados en el universo del rock. Para muchos directamente el mejor del país en el ámbito del hard-rock. Pese a su juventud y a unos comienzos no tan esperanzadores -su paso por Mägo de Oz (uh), las habituales sospechas de onanismo de los virtuosos de las seis cuerdas-, Jorge ha mostrado una progresión que le ha encumbrado no sólo como guitarrista, sino también como cantante y compositor. Como hoy las fronteras no existen, Rafa Llorente-Berreiros se coló en el camerino de su gira europea como sideman de Jeff Scott Soto. Aprovechando que este sábado Salán actúa en Murcia.
 
El guitarrista Jorge Salán irrumpió en la escena del hard rock español en el año 2002. Entonces más de uno pensó que se trataba de un bluff, otro producto vacío apadrinado por buena parte de la prensa rockera centralista (que la hay). Sin embargo, después de siete años toda duda ha sido disipada. Salán ha probado ser un músico joven y talentoso por sí mismo, cuyos estudios musicales en la prestigiosa Berklee School de Boston son algo más que una fatua medallita para impresionar a unos cuantos.

Subsuelo es su cuarto disco, a pesar del título es un trabajo de altura, en el que su despliegue guitarrero se produce de forma controlada, recorriendo las canciones como un efectivo espasmo eléctrico que sirve de lujoso adorno a unas composiciones cantadas y notablemente acabadas. El próximo sábado visitará Murcia.

Estás presentando tu nuevo disco, y prácticamente compaginándolo con la gira que estás llevando a cabo junto Jeff Scott Soto. ¿Es fácil cambiar de marco mental para adaptarte a la situación en cada caso?

- Sí, visto desde fuera parece más difícil, pero una vez que estás en el escenario vives ese concierto y es como si sólo te supieras ese repertorio. El otro queda ahí, guardado.

Da la sensación de que tu música te va llevando cada vez de una forma más clara por los derroteros de las canciones en sí, y menos por los caminos puramente instrumentales. ¿Cómo ha sucedido?

- La verdad es que yo siempre he considerado los temas instrumentales como canciones, aunque no tuviesen voz, y estaban estructurados de esta manera. De todas formas, desde mi primer disco tenía pensado cantar, pero antes debía prepararme para ello y comprobar que era factible. Lo hice poniendo mi voz en una maqueta y pidiendo opinión externa, sin decir que era yo. La intención era que a la gente le gustara, sin que perdiera protagonismo la guitarra.

Has sido un guitarrista muy precoz. Hay que nacer y trabajarlo, supongo. ¿Pero qué proporción de cada cosa es necesaria para llegar hasta el lugar en el que estás?

- Yo no sé si hay que nacer, pero está claro que si no te lo trabajas no llegas a ningún sitio por muy dotado que estés para ello. Para mí es más importante el trabajo y el esfuerzo, aunque también creo que es fundamental que desde niño, los que te rodean, vean que eso es lo que realmente quieres y lo fomenten. 


TÚ A BOSTÓN, YO A CARTAGENA

Con la perspectiva de los años… ¿Te parecen fundamentales las enseñanzas recibidas en Berklee? ¿Crees que todo hubiera sido igual si no hubieras ido a Boston?

- Creo que mi estancia en Berklee ha sido fundamental, pero no sólo por lo académico, sino por todo lo que rodea este ambiente. Conoces a músicos de todo el mundo, de todos los estilos de música, de todos los instrumentos…  Hay conciertos a diario de los alumnos, tienes que integrarte en otra cultura y con otra lengua. Aunque también fue duro al principio, ya que era muy joven y estaba muy lejos de mi casa y el nivel de exigencia es muy alto, tienes que currar mucho. Nunca se sabe, pero sinceramente creo que no hubiera sido igual si no hubiese ido a Boston.

¿Te dio la sensación de que allí las cosas se hacen de otra manera?

- Es que se hacen de otra manera. Aquí también tenemos muy buenos profesores, pero estamos muy lejos de esas instalaciones, de esa organización y sobre todo, y lo más importante, el reconocimiento que allí tienen los estudiantes de música. Es el mismo que aquí puedan tener los estudiantes de derecho u otra carrera.

Subsuelo es ya tu cuarto disco, a pesar de ser aún un músico joven, ya posees un currículo envidiable. ¿Te imaginas en algún momento, a ti mismo de alguna forma concreta dentro de 15 ó 20 años?

- Lo que más me gustaría es ver que han pasado 20 años y sigo aquí, en esto, sacando discos, haciendo conciertos... ¡Es que el rock te atrapa! Mira AC/DC, los Rolling… ¿Tú crees que tienen necesidad de dinero, como algunos dicen?

Has decidido definitivamente arrancarte como cantante-guitarrista. ¿Evoluciona de forma distinta tu forma de cantar al tocar la guitarra y viceversa?

- Yo creo que evolucionan las dos cosas por igual y se complementan la una con la otra, aunque sea muchísimo más difícil cantar y tocar a la vez, sobre todo en el rock que no es coger una guitarra para cuatro acordes. En este disco necesitaba transmitir así las canciones y no es algo definitivo. Posiblemente mañana componga nuevos temas en los que no necesite cantar para expresar lo que siento. Es que depende de lo que me venga cuando estoy componiendo.


LOS OTROS

Desde tus inicios has tenido a bien colaborar con otros artistas para llevar a cabo tus propios discos. Esta vez llama la atención sobre todo la aparición de Miguel Ríos. Una vieja gloria como Miguel y tú. ¿Cómo surgió todo? ¿Qué relación humana y musical surgió entre los dos?

- El primer disco que hubo en mi casa fue el mítico Rock & Ríos, que para mí es uno de los mejores discos de la historia del rock español, por el montaje, por el sonido, por todo el concierto… y Miguel Ríos se convirtió en uno de mis héroes. Desde muy pequeño me sabía de memoria todas las canciones y, años después, he sabido valorar lo que supone ese disco para la música de este país. Tener a Miguel Ríos en mi disco es una pasada, todo un regalo. Le envié a su manager la canción y le dije que me gustaría mucho que la cantase. Cuando pasados unos días me dijo que sí, no me lo podía creer. Es una persona grande en todos los sentidos, increíblemente humilde para lo grande que es. Fíjate que grabando la canción en el estudio me decía a mí que si algo no me gustaba que se lo dijera. Tú imagínate qué voy yo a decirle yo a Miguel Ríos...

Personalmente me sorprendió tu estancia como miembro de Mägo de Oz, un grupo que en principio dista bastante de tu propuesta musical. ¿Qué enseñanzas has sacado de ello?

- A Mägo de Oz le debo mucho. Gracias a ellos he conocido medio mundo, muchas culturas, y también mucha gente se ha interesado por mi música gracias a Mägo. En lo musical me ha dado muchas tablas en el escenario, mucha seguridad. El momento en el que estás esperando que suba el telón en esos conciertos multitudinarios, como el de la Plaza de Toros de México, es una sensación única. También he aprendido mucho grabando sus discos.

Y ahora con Jeff Scott Soto. ¿Qué se siente junto a un tipo que ha tenido a su lado a gente como Yngwie Malmsteen o Neal Schon?

- Yo en los primeros conciertos estaba flipando. Es un tipo grande,  grande en todo. Fernando y yo hemos aprendido muchísimo de él. La gira por Europa ha sido toda una experiencia increíble para nosotros.

Hay casos como el tuyo o el de Tony Hernando. Guitarristas españoles con reputación también en el extranjero. ¿Pero crees que hay otros guitarristas de aquí que no gozan del suficiente reconocimiento? ¿Crees que no sabemos vender bien nuestro producto?

- Siempre me harto de decir en los conciertos que aquí hay muy buenos músicos, no solo guitarristas. No sé si no sabemos o es que no queremos vender bien nuestro producto, ya que hay una tendencia clara, posiblemente un prejuicio, a pensar que lo de fuera es mejor, y a los músicos españoles se les exige el doble para tener el mismo reconocimiento, y aún demostrándolo, a muchos les sigue costando reconocerlo.

He leído que en tus principios quedaste muy impresionado por la forma de tocar de Gary Moore y Steve Vai. ¿Has decidido ya a quién de ellos te quieres parecer de mayor?

- Pues no lo sé, si pudiera ser a los dos… Gary Moore es impresionante. Lo vi el año pasado en Córdoba y me dejó… bueno no hay palabras para describirlo.


Quién: Jorge Salán.
Qué: "Subsuelo".
Teloneros: Amalgama y Signature.
Cuándo: Sábado 25 de abril de 2009, a las 22.30 horas.
Dónde: Sala Gamma, Murcia.
Cuánto: 12 euros anticipada (Tráfico, Comix), 15 euros en taquilla.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...