Andrés Calamaro: "No tengo una personalidad inestable"

Gregorio J. Fernández | 23.09.2009 - 15:14 | Entrevistas

Mis amigos me dijeron: Andrés, no te enamores la primera vez«Incompleto» se define Andrés Calamaro como músico cuando recuerda sus diez últimos años de carrera en solitario. Sin embargo, su personalidad y su obra están compuestas por numerosos matices, multitud de rasgos. Es imposible encontrar al mismo cantante dos días seguidos, del mismo modo que es difícil no emocionarse una tercera vez al escuchar alguna de sus 109 canciones recién publicadas.

Calamaro aterriza en la Región en plena gira española de presentación de su último proyecto. Andrés, Obras Incompletas no es el título de un disco cualquiera sino el ápice de una trayectoria a la que le queda mucho por aportar. Se trata de un box-set con seis discos, dos DVD y un libro en los que repasa diez años de originalidad rompedora y extravagancia sin pelos en la lengua: la virtud y rémora del autor argentino más prolífico de la música cantada en castellano.

Este sábado, 26 de septiembre, a las 23 horas, actuará en la Plaza del Town Centre de La Torre Golf Resort; y no en la pista de tenis donde se disputó la semifinal de la Copa Davis, como estaba previsto.

Ahora que hace balance de diez años de carrera en solitario, ¿cuál es el resultado?

- El resultado es muy positivo. No va a ser sencillo coronar otra década con semejante obra incompleta, aunque la vida y la música ofrecen diferentes clases de balances y yo espero que los próximos también sean óptimos.

Cuando le preguntaron por su comienzo en solitario dijo: «Estuve diez años intentando ser buen músico y otros diez años haciendo canciones nuevas». ¿Qué tiene pensado hacer en la próxima década?

- La vida es el tiempo que nos queda para bailar La Bamba. Supongo que voy a seguir haciendo lo mismo que ahora, lo de siempre: grabando lo que quiera que sean los discos en la próxima década, viajando y actuando.

Andrés, Obras Incompletas comprende sus diez últimos años musicales, con los temas más representativos, rarezas, inéditos y numeroso material audiovisual. ¿Es el proyecto más ambicioso de Andrés Calamaro?

- No lo sé. Las grabaciones ya existían, por lo cual llamarlo ambicioso no me parece del todo justo. Alta Suciedad fue una producción muy ambiciosa, Honestidad Brutal fue excesiva, El Salmón fue un álbum fuera casi de cualquier margen discográfico conocido y Tinta Roja fue un ambicioso álbum de tangos grabados con el principado del latin jazz y el flamenco.

Además, recoge lo más popular, lo más rockero, lo más poético, lo más interesante, lo más profundo y lo más atrevido, ¿es una colección únicamente para fans?

- No. Es una colección ideal para descubrirme. Gracias a la velocidad de las descargas hay un continente -y una generación y media- que me están conociendo: potenciales incondicionales o generosos simpatizantes del ancho mundo de la lengua.

Alguna vez ha reconocido que este box-set tiene una estética «visiblemente comunista», pero su alto coste (49,95 euros) impide verlo así...

- Pero si cuesta menos que cenar en un restaurante, menos que una camisa, menos que un gramo... Además, se puede escuchar y descargar por cero euros. ¿Hay algo más accesible que eso, que seis discos gratis?

Con la moda del box-set las que ganan son las discográficas...

- Lo único que está de moda es quejarse por la crisis. ¡Como si fuera la primera! A los aficionados no les importa lo que hagan las discográficas para recuperarse. Ese tipo de cuestiones que las lean en el suplemento financiero.

Antes de sacar a la venta El cantante, usted publicó varios temas inéditos en internet, pese a la presión de la industria discográfica en contra del mp3. ¿Sirvió de algo ese órdago?

- Internet es una autopista y mis canciones viajan a toda velocidad por medio mundo. Ahora mismo hay gente descargándose y escuchando mis discos, compartiendo links y downloads. Nadie hace presión contra el mp3, al contrario, hasta el papel higiénico tiene prestaciones de walkman.


MÚSICO INCOMPLETO
 
Suele decir que «todos sus discos son sus mejores discos», ¿pero no hay alguno que no muestre al mejor Andrés Calamaro?

- Los discos no se terminan, se abandonan. No es sencillo mostrarse «el mejor» en una grabación. Sospecho que la mayoría de mis discos muestran una imagen incompleta de mí mismo y estimo que la mayoría de los músicos están de acuerdo conmigo. Aunque en Gran Bretaña se hacen unos discos magníficos.

¿Se considera un músico incompleto?

- Sí, claro. Supongo que casi todos los músicos somos incompletos, aunque conozco a más de uno que lo disimula bastante bien.

Honestidad brutal es uno de los discos que recoge el nuevo Obras incompletas, en el que como ya reconoció se dejó los huesos y las neuronas grabando durante nueve meses; ¿a partir de entonces todo fue más fácil?

- Las grabaciones no son fáciles ni difíciles: todas tienen momentos complicados. Aunque es cierto que jamás repetí una grabación tan ardua como la de Honestidad brutal.

¿Volvería a repetir la experiencia de El salmón?

- Sí, claro. No va a ser este año, pero espero repetir algún día semejante happening.

En ese disco tuvieron un protagonismo inusual el consumo de sustancias ilegales. ¿Éstas han estado presentes en más discos?

- Sí, claro, en la mayoría... Aunque de El salmón en adelante he sido más discreto con el tema.

Un tema con el que recientemente ha tenido problemas ha sido la justicia...

- Han abierto una causa contra mí porque en la presentación de un libro -prologado por mí- celebramos el fallo de la Corte Argentina que despenalizaba la tenencia de drogas para consumo personal: un momento histórico. Simbólicamente, nos fumamos un canuto público y privado.

¿Cree en la justicia?

- Creo en la justicia divina y en la poética, y también en la injusticia.

Ese caso no es la única polémica que ha llevado a su nombre a sonar en ámbitos fuera de la música. Ese aura de polémica que algunas veces rodea a su persona, ¿le ha afectado a la hora de componer sus temas o publicar sus discos?

- No lo sé... Es probable que alguna vez me haya perjudicado, pero yo soy discreto y amable. No tengo una personalidad polémica ni inestable. Por lo visto importan más las malas noticias, los escándalos y los avatares de la industria, que las giras gloriosas, los conciertos buenos, los solos de guitarra, los textos ... «This is not America?».

La última fue la de su concierto en Lugo, en la que su manager denunció que el Ayuntamiento no pagó lo pactado antes del concierto. ¿Diría usted públicamente cuál es su caché?

- No sé exactamente lo que pasó en Lugo y no siempre toco por un caché fijo. Tengo mucho aprecio por la tierra y la población galega y me apetecía tocar allí. Finalmente vamos a cantar en Santiago de Compostela. Y respecto al caché, yo doy a conocer lo que gano a Hacienda.

¿Se siente cómodo con el calificativo de estrella?

- Todo depende del cielo. De día las estrellas ni se ven. Y en mi casa, la estrella es mi hija.

En España se le reconoce especialmente por su etapa en Los Rodríguez. ¿Qué recuerda de aquella época que usted llama su doctorado?

- Tengo buenísimos recuerdos, los mejores... Éramos trabajadores, no teníamos un duro, hicimos todo el recorrido desde cero y nos ahogamos antes de haber nadado el mar entero. Fuimos un gran grupo, muy ensayados e inspirados y teníamos un directo formidable. Aunque Los Rodríguez nunca fuimos realmente masivos. Si nos recuerdan será por las buenas canciones que grabamos.

¿Por qué tuvo tanto éxito la banda en España?

- Teníamos un éxito moderado, gustábamos en directo y algunas de nuestras canciones se escucharon un poco en la radio. Sin embargo, no fuimos ni la mitad de exitosos que otras bandas contemporáneas como Héroes del Silencio o Extremoduro.


ARGENTINO Y MURCIANO

A lo largo de su trayectoria ha colaborado con multitud de músicos españoles, incluso lo hace ahora en discos y conciertos; ¿se siente igual de querido entre el público español?

- Yo soy español también. Llegué hace veinte años, y me siento apreciado y respetado por el público, y el colectivo musical del Reino. Soy argentino y murciano, aunque más argentino: literalmente, como el Chef Guevara (ironía).

Hispanoamérica es la cuna de grandes bandas que, a pesar de cantar en castellano, aún no logran la deseada entrada en un mercado español más pendiente de productos de estribillo fácil; ¿cree que ese panorama continuará en un futuro?

- Las bandas y solistas argentinos están entrando desde hace veinte años en México y Estados Unidos. Encontramos en América un público estupendo, profundo y cálido, además de fuentes de trabajo menos sensibles a la crisis capitalista.


- Andrés Calamaro actúa el sábado 26 de septiuembre de 2009 en la Plaza del Town Centre de La Torre Golf (Autovía Murcia - San Javier, km.9.5, Torre Pacheco). A las 23 horas. Precio: 28 euros.

- Leer comentario Calamaro en su tinta (por Jam Albarracín).
 

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...