David Moya: "La del libre pensamiento es la gran reivindicación"

Jam Albarracín | 19.02.2010 - 13:04 | Entrevistas

David Moya [Foto: Juanan Requena]Es uno los nuestros cantautores más talentosos y con mejor evolución de cuantos surgieron de la Generación AMCA, a principios de la pasada década. Pero, tres álbumes más tarde, David Moya (Murcia, 1978) tuvo que marcharse a Madrid para tomar perspectiva y experimentar nuevas sensaciones que poder plasmar en las canciones que conforman el que es su nuevo y mejor disco, Negativos latentes. Lo presenta esta noche en el centro cultural Puertas de Castilla.

Negativos latentes es un notorio paso adelante en tu carrera. ¿Fue necesario marcharse de Murcia para que floreciera el mejor David Moya?

- He de decir con cierta pena que sí; uno es el cúmulo de sus experiencias, cada disco es como si te pusieran un termómetro o te tomaran el pulso. Es evidente que tomar distancia con todo aquello que te recuerda quien eres te hace empezar a poder responder a esa pregunta realmente. Ha sido un año intenso, con muchos picos emocionales (de la cumbre al lodo en cero coma), pero también de reivindicación de eso que se llama uno mismo y de lo que generalmente no tenemos ni idea, porque no sale gratis acercase a la raíz.

Todo en el disco suena muy natural, arropadamente desnudo. También la voz. ¿Por fin te sientes cómodo como cantante?

- Está claro que el hecho de estar tocando en directo un par de veces por semana durante un año largo hace que se note la evolución. Pero creo que nuestra voz, en el caso de los singer-songwriters, es nuestra foto de carnet, nuestra huella dactilar. No vale retocar las arrugas con photoshop. Juantón [el productor] y yo lo vimos claro: sobre la voz y la guitarra acústica había que construir la casa. Y es una casa coqueta, con presupuesto limitado y con mucho de inspiración.

Las letras son muy buenas. No es una novedad, pero sí un avance más. ¿Le has dedicado mucho cariño a las musas literarias?

- Por supuesto. De hecho, 2009 ha sido el año de mi vida en el que más he escrito: canciones, cuentos, poesía, pensamiento… Aunque curiosamente, creo que cada vez escribo con menos adornos. Es como si todo lo que voy aprendiendo me sirviera para ir descartando artificios. Recuerdo que durante un viaje a Argentina, en septiembre, compré un libro de poemas de Oliverio Girondo. Había leído cosas suyas, pero en aquel marco lo redescubrí y me enganché a esa forma de escribir en plan francotirador, donde un solo verso puede valer ya un libro entero, donde tan sólo una línea te deja las entrañas al descubierto. Vayamos al grano, seamos valientes.


REAL COMO LOS SUEÑOS

¿Es tal vez Negativos latentes tu disco más autobiográfico?

- No lo tengo claro. De ser así sería parte de un proceso natural. No hay una intención exhibicionista. Tal vez sea el trabajo en el que mejor se sincronizan a tiempo real sentimientos con canciones, algo que no siempre ocurre, pues a veces las canciones son premonitorias y las acabas entendiendo al tiempo, cuando notas que realmente te ocurren las cosas de las que ya venías hablando.

Con respecto al previo y también muy interesante Reb-velado, repites tres títulos, entre ellos Nada, seguramente la canción más emblemática de tu carrera. ¿Por qué?

- Porque este disco surge a raíz de ganar el certamen nacional de canción de autor de Horta (Barcelona). Por decirlo de algún modo, esa canción me da el premio, así que me parece que tenía sentido volver a meterla. Es un tema que siempre me ha costado un poco interpretar, pues es muy ‘de entrañas’, y ahora me siento muy conectado con él. Además, así me he permitido el lujo de que colabore conmigo la argentina Cuni Massa, con quien he tenido la fortuna de subirme a más de un escenario en los últimos meses.

Digamos, pues, que Negativos latentes es un disco autobiográfico, con un bastante de declaración de principios y en el que no faltan las miradas con trasfondo social.

- Los hijos de las nubes, acerca del pueblo saharaui, es la más evidente en este sentido. En abril de 2009 viajo al campo de refugiados de Dajla, en el Sáhara, para participar del Festival Internacional de Cine. De aquella experiencia, viviendo una semana con una familia en su haima, surgen unos versos y la necesidad de contar cómo a ese pueblo lo han echado de su tierra mientras el mundo, en especial Europa, mira para otro lado e ignora una resolución de la ONU para que el pueblo saharaui haga un referéndum.

No es el único tema cuyo primer plano parece aseado, pero el decorado muestra manchas de aceite social.

- Efectivamente, hay otros que para mí también tienen un trasfondo social, como El heroico fracaso. Creo que la reivindicación del libre pensamiento es una gran batalla social que nos toca librar contra la apisonadora de la globalización. En esta línea estaría también Sidecar. Por su parte, De tanto habla del concepto occidental de la muerte, me parece que también hay algo de social en esto.


UN TAL CERVANTES

¿Quién es el chaval de moda que las lleva a todas locas y además es un fantasma (Trinchera)?

- ¡Ojalá hubiera sólo uno y se le pudiera poner nombre y apellidos! Realmente es un tema que nace de algo muy español, muy castizo, que es esa tendencia maravillosa a reírnos de nosotros, a crear antihéroes. Creo que un tal Cervantes escribió algo de este rollo.

Me gusta mucho como empieza el disco: “Haga lo que haga, diga lo que diga, será lo que será y no será bastante para los insaciables”, pero quiero reparar en Sidecar, una delicatessen que me remite a Drexler.

- Son los dos temas que nacen en el momento en que decido que la música pase a un primer plano de mi vida durante un tiempo. Como dice mi amigo Paquito el Druida, son canciones en las que me doy consejos a mí mismo. Y lo de la referencia a Drexler… mil gracias. Todo un halago. Para mí es de alguna manera la bandera de este disco. Además, lo vimos claro en cuanto a la producción: guitarra y voz, con David de Gregorio haciendo de la suyas vocalmente.

Hablas del cuaderno de la vida. Un cuaderno que cada día abre una nueva hoja en blanco, pero que va acumulando ya unas cuantas páginas garabateadas. ¿Cuánto pesan, cuánto aportan?

- El papel y la tinta pesan, pero no como un lastre, sino al contrario. Equilibran tu persona para mantenerte conectado al mundo terrenal sin impedirte alzar el vuelo de vez en cuando. Flotando, pero sin perderte a la deriva. Aunque termine el disco cantando aquello de “temo naufragar”.


Quién: David Moya.
Qué: Negativos latentes.


Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...