Lapido - "El Tiempo no tiene amigos"

Jam Albarracín | 13.05.2008 - 00:22 | Entrevistas

José Ignacio Lapido tiene nuevo disco, lo que siempre es una buena noticia. Y como ocurre en cada uno de sus discos, y con éste van cinco a título propio, “Cartografía” nos introduce en el rico mundo interior de su autor. Un mundo literario y existencial, confuso, entre el desencanto y la esperanza, entre lo real y lo imaginario, entre las luces de la ciudad y el faro desolado pero necesario del amor. Un universo que suena a rock y en el que las palabras invitan a bailar a la imaginación.


Viene a presentarlo al 30594 Festival, en Pozo Estrecho. Lapido tiene nuevo disco. Lo introduzco en mi estéreo y descorcho la mejor de mis botellas. 


¿Adónde nos llevan estos mapas en forma de canción que conforman “Cartografía”?

- Quiero creer que son doce pequeños mapas sonoros que tienen las coordenadas para adentrarse en mi mundo particular. A veces mi mundo se reduce a un callejón sin salida y otras, el horizonte se ensancha hasta el infinito, que como todo el mundo sabe es la nada más absoluta. En cualquier caso creo que la función de un artista no es dar respuestas sino dejar interrogantes colgados en la mente del espectador, el oyente del disco en este caso.

Mundos reales e imaginarios, empíricos o absurdos. Los mencionas en textos y en enunciados.

- Efectivamente, la lucha entre realidad y ensoñación es una constante en las letras de este disco y yo diría que a lo largo de mi carrera. Creo que es la capacidad que tiene el ser humano para imaginar, para soñar o para abstraerse de lo puramente real lo que lo diferencia de los animales. El arte se fundamenta en esa capacidad de recreación, de interpretación subjetiva de la realidad.

Quinto disco en solitario. Arreglos muy cuidados, mayor grado de sutileza. ¿Es un disco más acústico o menos rock, formalmente hablando?

-
Creo que es un disco de rock al 100%. Es cierto que los arreglos están más cuidados y que la instrumentación es más sutil, pero la intención es la misma de siempre.

Sigue habiendo referencias a lo divino y también, en mayor medida que otras veces, al tiempo. Ese factor que será relativo, pero tanto como inflexible.

- Supongo que conforme acumulamos días, semanas, meses y años en nuestro historial el tiempo se convierte en un factor a tener en cuenta y empiezas a verlo y a temerlo como se teme a un enemigo. Ya lo digo en la canción [“Nada malo”]: “El Tiempo no tiene amigos ni hace prisioneros al pasar”. Cuando tienes dieciocho años tiendes a pensar aquello que cantaban los Stones, que “el tiempo está de mi parte”, pero qué quieres que te diga… eso es sólo un acto de fe quinceañero.


EL AMOR COMO DOGMA DE FE

El primer single es “Cuando el ángel decida volver”, una de mis preferidas junto con “Fuera del mundo real”, ”En mil pedazos” y “Nadie supo decirme la verdad”. ¿Puedes hablarme un poco sobre estas canciones?

- En “Fuera del mundo real” hay una colaboración muy especial de Quini Almendros, el que fuera guitarrista de La Guardia, tocando el pedal steel. Cuando compuse la canción tenía en mente que ese instrumento le podía dar su verdadero sentido y así fue. Quini lo ha bordado. “En mil pedazos” es una canción que compuse al piano y en donde creo que las influencias de Lennon están muy presentes. Hasta le pusimos un eco a la voz parecido al que utilizaba Phil Spector en los primeros álbumes de John en solitario. “Nadie supo decirme la verdad”… bajo ese título que a primera vista parece tan rotundo se esconde una de las letras con más ráfagas de humor del disco. Es una canción muy al estilo Kinks años 60, con un piano honky tonk muy presente y muchos coros. Me encanta ese estilo.

Hace poco un compañero muy joven me pidió que le recomendase música. Le grabé una recopilación que incluía una canción de Lapido (“No digas que no te avisé”) y otra de 091 (“Un cielo color vino”) y se mostró entusiasmado. Me insistió en que le grabase todo lo tuyo. Lo mandé a la tienda de discos, pero había cerrado.

- Es el signo de los tiempos. Están cerrando muchas tiendas de discos y muchos sellos pequeños. Los grandes sobreviven porque se han fusionado y sólo quedan cuatro, además de que tienen unos catálogos impresionantes con los que pueden ir viviendo de las rentas sin hacer grandes inversiones en artistas nuevos. En cualquier caso tu amigo puede ponerse en contacto con Pentatonia y allí se le atenderá convenientemente.

En “Cuando el ángel decida volver” cantas: "Creo recordar que alguien cantó lo mismo en otra canción: cansado de esperar". ¿Es una licencia poética, un guiño a The Kinks?

- Sí, es una referencia al “Tired of waiting” de los Kinks, una de mis bandas favoritas de todos los tiempos.

Me gusta mucho eso de “el amor como dogma de fe” ("Cuando el ángel decida volver"). No sé si es (el amor) una tabla de salvación, pero qué más da.

- Sí; los náufragos tenemos que agarrarnos al primer tablón que se nos cruza en el océano para no ahogarnos, ya sea el amor o el rock’n’roll. Si no fuera por esas dos felices circunstancias tampoco tendría mucho sentido seguir nadando.

¿El arte realmente nos ayuda a entender el mundo?

- Por una parte nos puede descifrar ciertas las claves ocultas y por otro nos plantea interrogantes para seguir buscando. En mis canciones están expresadas en voz alta las pocas certezas y las muchas dudas que tengo. Con el acompañamiento de una banda de rock por detrás.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

* José Ignacio Lapido actúa el 31 de mayo en el 30594 Festival, junto a Los Deltonos, TAS y Paralelo 69. En el Polideportivo de Pozo Estrecho. A partir de las 21.30 horas. Precio: 10 € (ant), 13 € (taq).

* "Cartografía" está publicado por Pentatonia.

Videoteca

VideotecaAquí podrás ver los diferentes videoclips que recibimos de los grupos de música de la Región de Murcia. No te lo pierdas.

Ir a Videoteca...

Fonoteca

FonotecaEscucha todas las canciones de los diferentes grupos murcianos que nos mandan a murciarock.com. Para todos los gustos. 

Ir a Fonoteca...