Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
RADIACTIVOS  



Tanto hablar de jazz latino y rock latino se presenta este grupo con un nuevo subgénero: el punk latino
Sonido carnal, instrumentación exuberante y una visión bastante sui-generis del punk-rock y sus derivados. Anótenlos junto a Newton o Marconi, que yo voy a tomarme unas cervezas. Con ellos, naturalmente.

«Sí», me contestan rápido y al alimón cuando les pregunto si se consideran una banda de punk-rock. Pero enseguida matizan. «Es un punk abierto, pasado por el prisma radiactivo. El grupo no se formó anteayer, ya lo sabes, y creo que el disco refleja lo que hemos estado haciendo hasta ahora pero también hacia donde vamos. Hay punk básico de guitarra-bajo-batería, pero también toques jamaicanos, swing, funky y un fuerte componente latino. Punk radiactivo».

Ciertamente, Nube radiactiva –que así se llama el recién editado disco– está compuesto por una variada colección de canciones, hasta un total de 14, que destacan entre otros motivos por su frondosidad en los arreglos (metales, teclados, percusiones...) y por su interesante y surtido tratamiento vocal.

«Bueno, pero eso también es porque como ninguno somos un solista nato pues siempre nos hemos tenido que arropar con dobles voces y con acordes vocales. Todos tenemos las voces desgarradas, medio cascadas ya», responde Chencho.

Sebas sale al quite. «Eh, que yo todavía estoy bien, cascada la tendrás tú, cabrón». No, no es modestia, sino una franqueza que apabulla lo que acompaña a cada una de sus respuestas. Discuten sin parar, pero están más hermanados que Zipi y Zape. Doy fe.

El disco, finalmente y tras algunos tiras y aflojas, ha salido publicado por Planet Music, si bien con algunas particularidades.

«Nos ofrecieron firmar por dos discos, pero nosotros preferimos ir paso a paso. Estamos agradecidos porque confiaron en nosotros, pero no nos fiábamos. Así que decidimos pagar la mitad del presupuesto e ir al 50%. Queremos tener control del disco».

Control hasta cierto punto, claro, porque a la que le das al rec de la grabadora empiezan a soltar quejas. La más gorda la referente al diseño.

«El diseño de la carpeta lo hizo íntegro Antonio Noguera, luego corregimos las erratas, se lo pasamos en disquete y cuando sale el disco vemos que aparece un rediseñador, que no entiendo yo muy bien ese concepto, acreditado como tal. Vale, pues faltan letras, trozos de otras y hasta los nombres de colaboradores. Todo lo que ha cambiado ha sido para cagarla, es muy fuerte».

El álbum, que parece que será distribuido por Zero Records, ya puede encontrarse en las tiendas de Murcia. Con un cartelito promocional que... «Esa es otra –me cortan–. Salen las aspas de la radiactividad... ¡y una hoja de maría! Joder, no nos mola nada. Nosotros somos fumetas todos y por supuesto que pensamos que la marihuana debería ser legal, pero no queremos reivindicar nada ni que se nos identifique con eso. La hierba es para fumársela y lo demás son tonterías».

Vehemencia tal, no podía ser de otro modo, se transmite a unas canciones entre las que destacan la pegada de Sueños líquidos, la frescura de RadioSka o la extraña Llamas de fuego. Sin olvidar sendas versiones personalizadas de dos grupos pioneros del punk en Murcia, los magníficos Asesinos a Sueldo (Polonia, con una producción muy pop) y Farmacia de Guardia (Soy un cadáver). Curioso que de canciones de este último grupo estén haciendo o hayan hecho recientemente versiones grupos foráneos como Loquillo, Los Fresones Rebeldes, La Casa Azul o Ecuánimes. Pero creo que de Murcia, Radiactivos son los primeros.

«Para nosotros son canciones emblemáticas de grupos emblemáticos. Siempre hay alguien que abre el camino y aquí fueron Asesinos y Farmacia. Nosotros crecimos con eso y éste es nuestro particular homenaje. Nos gusta hacer versiones de grupos que de algún modo nos hayan marcado, pero pasándolas por nuestro filtro radiactivo. No hacer una versión calcada, como la de M-Clan, ¿sabes lo que te digo?». «Sí –puntualiza Sebas–, aunque no nos vendría mal ganar la mitad de pasta que ellos. Y ojo, que se lo han currado y son un buen grupo». «Ya, vale, pero la versión es una fotocopia» (Chencho). «Sí, eso sí» (Sebas).

Deslenguados y espontáneos, estos Radiactivos, pero también agradecidos. Sinceros, en suma. El turno de los elogios se extiende hasta Freddy, cuya colaboración como músico y arreglista en la grabación de Nube radiactiva resultó ciertamente impecable.

«A Freddy siempre le estaremos agradecidos, es nuestro maestro. Es muy fácil trabajar con él. Es el que más podría sacar pecho de todos los personajillos éstos que hay en el rock murciano y sin embargo es el más humilde y sencillo. Como persona y como músico es un 10».

Oye, que estaba yo pensando que tenéis un buen número de textos de corte algo oscuro, que si vampiros (ojo a la adaptación del popular Sunny), que si psicópatas...

«Nos gusta el cine de terror, pero tampoco es que seamos fans. No creo que haya tantas letras oscuras. No sé, supongo que es algo casual. Yo las veo más bien cotidianas».

Cotidianas, ya, ya, pero si hace un rato me habéis dicho que habíais hecho un cover de La Pantera Rosa rebautizado como Atraco a la Caja Rural.

«Joder, pues sí, es verdad, pero... Oye, tú le sacas punta a una bola, eh».

A una bola no, pero a un buen grupo como Radiactivos no resulta complicado. Los inventores del punk latino. Toma ya.